Desde los primeros días de abril, el transporte público de pasajeros cuenta con barreras sanitarias físicas en el sector de conducción. De esta forma, el chofer estará más separado del pasaje, y por ende, más protegido de posibles contagios de coronavirus. Cabe destacar que continúa la concientización y medición de temperatura dentro de cada unidad de transporte, como así también la obligatoriedad del cumplimiento de los protocolos sanitarios.

El diseño fue pensado en conjunto entre los funcionarios y los empleados, quienes presentaron diferentes propuestas y diseños. Una vez aprobado, se procedió a la colocación de las barreras, en conjunto con el área de mecánica del transporte público del municipio.

Este trabajo conjunto fue concretado por la coordinación de Transporte Público y Gestión Territorial a cargo de Mónica Andreo, el subsecretario de Servicios Públicos y Transporte, Franco Sanmartino, el Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM), el departamento de Higiene y Seguridad de la Municipalidad de Rafaela y trabajadores del área de transporte público.

Estas barreras sanitarias llevan tranquilidad y seguridad a nuestros trabajadores, trabajadoras y a sus familias en estos momentos difíciles que nos toca atravesar sin dejar de prestar el servicio”, indicó Andreo.

“Esta participación es muy importante, porque cada pareja de colectivo conocen las fortalezas y debilidades; observaron el ingreso al sector de conducción y la visibilidad que es apropiada para ellos sin descuidar la protección personal”, señaló la coordinadora de Transporte Público y Gestión Territorial.

“Es importante reconocer a cada uno de los trabajadores y trabajadoras del área por su compromiso a la hora de realizar su aporte para mejorar cada día más el servicio”, cerró Andreo.