Luego de casi un año y medio de pandemia, la producción rafaelina, enfrenta el reto de volver a despegar y comenzar a recomponerse, para lo cual la presencia del Estado, será indispensable a la hora de ver números más positivos que demuestren crecimiento económico.

Al momento de consultar al empresariado de la ciudad, los datos que arroja el más reciente estudio del ICEDEL, muestra una realidad preocupante que a ha afectado de manera catastrófica al sector productivo que vio reducida su facturación interanual en un 68% en el 2° cuatrimestre de 2020, lo que afecta de modo directo el crecimiento del empleo y la generación de más puestos de trabajo para los rafaelinos.

Los propios industriales argumentaron a fines de 2020 que no consideraban acrecentar su personal de planta en los próximos 12 meses.

“Frente a semejante presente, el escenario a futuro en cuanto a inversiones se ve incierto, la falta de previsibilidad y la coyuntura actual requiere una fuerte inyección de medidas por parte del Estado que colaboren con nuestro sector productivo para poder resurgir y empezar a generar nuevas fuentes de trabajo y más oportunidades para los rafaelinos y rafaelinas” sostuvo Leonardo Viotti mostrando una clara preocupación por el tema.

“Como vengo afirmando, la salida de este momento tan difícil es con trabajo y acompañamiento a los industriales de la ciudad que hacen un aporte enorme a la economía de Rafaela, que se esfuerzan en medio de la crisis para conservar los puestos de trabajo. Con cada empresario que charlamos nos manifiesta que quiere seguir creciendo en su ciudad, invirtiendo en infraestructura y tecnología para expandirse y sumar valor agregado a Rafaela”.

Además, agregó “no puede ser que la mayoría de las deudas de las empresas hoy sean impositivas, que más del 50% de las industrias locales tengan problemas de abastecimiento con los insumos que vienen del exterior y que los propios empresarios manifiesten que sus principales obstáculos son los altos costos laborales, la caída de la rentabilidad, los problemas en la cadena de pagos, la elevada presión tributaria y la disminución de las ventas en el mercado interno. Hay algo que venimos haciendo mal, y este es el momento de corregirlo desde el Estado para proyectar un mejor futuro.”

Por último, el concejal de Cambiemos planteó que hay que trabajar fuerte en proyectos y programas que generen optimismo en el sector productivo de la ciudad y expectativas de progreso para toda la gente. En este sentido se encuentran trabajando desde el equipo de Juntos por el Cambio tanto en nuestra ciudad como en conjunto con los candidatos provinciales, para que tanto Rafaela como toda la provincia puedan volver a crecer a un ritmo constante”.