El intendente Luis Castellano recibió a los concejales, en en Salón Verde del Municipio, en una reunión en donde tuvo como objetivo principal analizar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) emitido desde Presidencia de la Nación.

El encuentro terminó cerca de las 19. Una de las principales conclusiones fue que el texto de la normativa no prohíbe ninguna actividad económica. Aunque sí, delimita la misma a un horario -que restringe la circulación nocturna-, el cual será definido en un decreto provincial, el cual aún no había sido publicado. El mismo será analizado este viernes al mediodía, en una reunión del comité de crisis departamental. En principio, regiría para toda Santa Fe, sin hacer distinción por departamento.

Vale destacar que todas las actividades habilitadas deberán cumplir con los protocolos establecidos – con un aforo máximo del 30 por ciento en lugares cerrados -.

En cuanto a las reuniones familiares en domicilios particulares, quedó confirmado que no se podrán realizar en Rafaela. Paralelamente, no podrían reunirse en el espacio público grupos compuestos por más de 20 personas, disponiéndose el despliegue de las fuerzas que conforman el Comando Unificado para trabajar en la tarea de concientización a partir de la nueva resolución.

Por otra parte, los eventos que ya se encontraban programados no se suspenden, aunque deberían ajustarse a la nueva normativa.

Asimismo, de acuerdo a lo informado, aquellos recitales que estaban programados fueron suspendidos, dado que el nuevo horario no sería de conveniencia para los dueños de los bares.

Finalmente, hay una fuerte preocupación por la cantidad de camas usadas, tanto en el Hospital “Dr. Jaime Ferré” como en las clínicas y sanatorios privados. Es por ello que se apuntó a la responsabilidad individual como la conducta que nos ayudará a afrontar esta segunda ola con fortaleza.

Esa responsabilidad individual es la que se le solicita a la ciudadanía para que cumpla con todos los cuidados y denunciar al 107 si se presentan 2 o más síntomas emparentados con el COVID-19 ya que, de esa forma, médicos, enfermeros y el Hospital podrán actuar con previsión, evitando un posible colapso del sistema sanitario.