En la mañana de este jueves habló Vanesa, la mamá de la nena que sufrió el abuso sexual en el Colegio San José el pasado miércoles 28 de julio. El hecho ha estremecido a la ciudad y ha generado tres movilizaciones hasta el momento, focalizadas en la institución educativa, Fiscalía y el Obispado. “El caso de mi hija se va a resolver y tiene que ser el último”, dijo y describió el estado de su hija: “no es más la misma”.

En diálogo con Radio Rafaela, comentó que “La causa avanzó mucho con la Cámara Gesell que le hicieron a mi hija el martes, porque ya se confirmó que el hecho se dio dentro del colegio, en horario escolar, que fue en el baño del Colegio y que fue un adulto, hombre, el que habría abusado de mi hija. Si bien se dan ciertas características, no estaría identificado. Pero no sería dificil si la institución y el Obispado quisieran colaborar y quisieran una causa más de las que se les archiven a ellos”.

La institución, desde el día 1, no colabora, no toma medidas. Nosotros vamos a una reunión para ponernos al tanto de la situación, el jueves, y dijimos que queríamos ser un equipo con la institución para encontrar al responsable. Eso fue cerca de las 11 de la mañana del jueves y a las 13.30 hacen una reunión con el resto de los padres del curso de mi hija. Lamentablemente, el representante legal de la institución nos mintió a todos los 40 padres y a los padres. Dijeron que estaban mirando las cámaras, que podríamos ver las cámaras como padres e íbamos a ver a todo el staff del Colegio San José. Tampoco fue. Una falta de respeto hacia los padres, los medios y que nos hayan mentido”, dijo.

“En una reunión nos habían dicho que podríamos ver a los docentes hombres (con una carpeta con fotos y los que estaban en la escuela) y que podríamos ver las cámaras. Después, nos llevaron a una piecita de 2x2 y entra una señora que nunca la habíamos visto, a los gritos, y nos dice que no podíamos ver las imágenes y que no podíamos conocer a los profesores”, relató.

Las cámaras no funcionaban desde junio y el lector biométrico estaba roto desde hacía una semana. Son cosas muy raras, que no cierran. No hay seguridad en el Colegio San José”, dijo y agregó “sentimos que la sociedad nos está acompañando. Pedimos que lo sigan haciendo”.

“Tuvimos que pedir una entrevista al Obispado. Le dijimos al Obispo que tenía la autoridad máxima para sacar al abusador del Colegio. Y nos dijo que no”, contó la mamá de la víctima.

“Como estamos en pandemia, en el turno tarde, ese día solamente estaban primero, segundo y tercer grado. No estaba la secundaria”, completó.

El relato del abuso

Nosotros hace rato que venimos notando cosas raras. Con el diario del lunes, te das cuenta de la situación. Mi mamá va a retirar a la nena del Colegio el pasado miércoles. Cuando llega a mi casa, me dice que tiene mucho dolor en sus parte íntima. Esto lo comenta mi hija, luego de que vuelve del baño. Los profesores sabían ese día que tenía dolores ahí. Sabía que estaba temblando, que tenía miedo, que estaba sustada. Jamás me llamaron. Desde el establecimiento, no me dijeron el estado en que estaba mi hija”, relató.

Primero la llamamos al Sanatorio para que la revise un ginecólogo. El ve el abuso (no la tocó) y nos deriva a la Clínica Nacer, en donde hay una serie de protocolos para denunciar el hecho. Sólo tenemos el informe del médico ginecólogo. No la vio un médico forense. Sabemos ahora que la debería haberla revisado. Es un error de la Justicia” dijo.

Hoy confiamos en las dos fiscales y en la Justicia. Más allá de todo lo que pasó”, dijo, en referencia al cambio de la fiscal inicial.

No estamos en contra de que los padres manden a los chicos al Colegio. Los chicos necesitan volver a su rutina y a sus clases. Pero sin un abusador adentro. Ellos taparon todo. Hicieron como si nada, como si el caso no existieran. Es una falta de respeto”, cerró.

“Me cambiaron a mi hija”

En diálogo con Radio ADN, por su parte, dijo sobre el estado de su hija, contó: “está con psicológos; me cambiaron mi hija porque no es más la misma nena que antes y ahora tiene reacciones que no son de ella, le tiene mucho miedo a los grandes, no va más con nadie, se queda con nosotros los padres”. Y agregó: “ella nos dice que quiere volver al colegio pero que por favor encontremos a quién le hizo esto”.