Sin lugar a dudas, el campeonato de Argentina en la Copa América, luego de 28 años sin salir campeón, merecía un festejo. Pero, en medio de una pandemia... ¿se puede puede celebrar de esta forma?

Rápidamente, después de terminar el partido, los rafaelinos ganaron rápidamente la calle, para llegar al centro y concentrarse en pleno Bulevar Santa Fe. Saltos, cánticos. abrazos, besos... Lo que hubiera sido normal en otra época, no lo es en tiempos de distanciamiento social y uso de barbijo, algo que claramente no fue mayoritario en la noche del sábado.

¿Se podía haber evitado? Difícilmente. Pero ya tuvimos antecedentes en el país y en la provincia de este tipo. El velorio de Diego Maradona y los festejos por el primer campeonato de Colón de Santa Fe fueron advertencias de lo que podría replicarse, en este caso, en todo el país.

// Mirá también Coronavirus en Rafaela: ¿preocupa un eventual campeonato de la Selección?

VíaRafaela había consultado al comienzo de la semana al director del Hospital “Dr. Jaime Ferré”, Dr. Diego Lanzotti, qué pensaba, si podrían repetirse esas imágenes: “creo que no. Tenemos puesto mucho la atención en los cuidados individuales. Nuestra región ha aprendido esto y se ve en el descenso de los casos. Tenemos que seguir las recomendaciones. Confiamos en que la mayoría de la gente va a cuidar los protocolos y no vamos a tener problemas”.

También VíaRafaela consultó al gobernador Omar Perotti sobre el tema: “sin dudas que deseamos todos un triunfo. Ojalá que seguramente tendrá un festejo. Ojalá sea el más cuidadoso de todos los festejos sobre lo que nos haya dado. Nadie que viva en Santa Fe no podía imaginar qué iba a suceder (con el campeonato de Colón). Si en una instancia anterior fueron 40.000 hinchas a Paraguay ¿cómo no imaginar que iban a festejar en su propia ciudad? Lo que se trató fue de resguardar que no haya enfrentamientos entre las hinchadas, que no haya actos vandálicos, ante la imposibilidad de contener a la gente de todos los lugares, de todas las edades, de todos los sectores sociales. Eso se notó en los casos en Santa Fe. Ojalá todos incorporemos los cuidados y tengamos el mejor festejo con la separación necesaria”, dijo Perotti.

Evidentemente, los deseos de los funcionarios sobre la responsabilidad individual para prevenir contagios de coronavirus no se concretaron.

Muchos lectores dejaron su mensaje de desacuerdo con los festejos. Seguramente, habrán sufrido de cerca las secuelas indeseables del COVID-19, perdiendo familiares o amigos o, sencillamente, habiéndose cuidado todo este tiempo.

La pregunta sobre las consecuencias de los festejos quedará, por ahora, sin respuesta. Sólo el tiempo nos lo responderá. Ojalá que no.