Este domingo volvieron a realizarse controles de olfato (anosmia) a aquellos conductores y acompañantes de vehículos que ingresan a la ciudad por los principales accesos.

¿De qué se trata la prueba? El sistema, que empezó la semana pasada, busca evitar el ingreso de personas contagiadas de coronavirus a Rafaela. A los conductores de vehículos se les hace oler un objeto que puede ser un hisopo o algodón previamente aromatizado con alguna fragancia para que la identifique. Si no logra detectarla, quienes se encuentran realizando los controles proceden a la activación del Protocolo de Seguridad para realizar los estudios más específicos de coronavirus.

El material que se utiliza es absolutamente descartable. Esto evita cualquier posibilidad de transferencia del virus de una persona a otra.

La anosmia (pérdida de olfato) es una de las consecuencias provocadas por el Covid-19 y afecta a las vías respiratorias. A personas que no exteriorizan los síntomas más comunes, el virus se les manifiesta mediante la pérdida del olfato.