Tiene 22 casos oficiales, un fallecido. Tuvo transmisión local por conglomerado y no hay pacientes en la ciudad desde hace más de 60 días. Hoy trabaja el 80% y debaten cómo remontar la economía.


Este sábado se cumplen 100 dias desde el inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Y al cabo de este plazo, Rafaela ha pasado por todos los estados que se podrían suponer: desde la restricción de actividades, los reclamos por su reapertura, de no ver a nadie a juntarse con la familia y amigos, 22 casos positivos, tratados dentro y fuera de la ciudad, una persona fallecida. 

Desde aquel viernes 19 de marzo en adelante, las calles de la ciudad se vaciaron. Era muy raro y difícil ver al Bv. Santa Fe sin ese ronronear de autos y las persianas bajas.

Apenas dos días después, apareció el primer caso positivo en Rafaela. Era una joven que regresó de Canadá. Fue asintomática. SI no hubiera denunciado su regreso y se hubiera aislado, la historia de nuestra ciudad hubiera sido diferente. Muy diferente.

Desde ese 21 de marzo hasta el 2 de abril, la cantidad de casos pasó de 0 a 18. La mayoría fueron “importados”: gente que regresó de viajes de negocios o de vacaciones del exterior o a zonas como Buenos Aires. Pero ya había sido declarada como lugar con transmisión local por conglomerado Incluso, había dos personas internadas en el Hospital. Una de ellas recibió el alta. La otra, falleció como consecuencia del virus. También hubo polémica por el protocolo a seguir al momento de su entierro, en la localidad de Bella Italia.

Entre el sábado 11 y el martes 14 de abril se registraron otros tres casos y a partir de ahí ya no se registraron nuevos contagios. El 21 de abril se dio a conocer un nuevo caso, pero en realidad, era un nuevo positivo de alguien que ya había sido contabilizado. Y esta semana se contabilizó el número 22, que desde hacía tiempo vive en Buenos Aires, pero que aún tiene residencia legal en Rafaela. Dicho de otra forma: desde comienzos de mayo, no hay ninguna persona de Rafaela con coronavirus.

Este sábado 27 se conoció un ceresino que ingresó al Hospital “Dr. Jaime Ferré” con esta enfermedad. El efector público fue el elegido para recibir a todos los enfermos y se reforzó la terapia intensiva con cerca de 10 respiradores artificiales. . Se dividió entre un área COVID y otra No-Covid. Sin casos, fue regresando a tener su función de polivalente. Este ingreso no cambió en nada las funcionalidades del Hospital. Al menos, por ahora.

En el mientras tanto, la Universidad Nacional de Rafaela fue avanzando en diferentes prototipos para ayudar a los médicos: pantallas para proteger al personal de los enfermos y un ciclador automático, fueron los principales diseños. Este último, incluso, recibió fondos de la Nación para ser desarrollado y producido en masa. 

Como desde mayo ya no había casos activos en la ciudad, comenzaron las presiones para volver a reactivar la ciudad. Primero fueron los bancos, después los comercios minoristas, más tarde los bares. En la actualidad, el 80% de la fuerza económica rafaelina está trabajando, cumpliendo los protocolos sanitarios correspondientes. En el Consejo Económico, Social y Sanitario ya están analizando las dificultades de la economía post-pandemia, en donde el desempleo, la falta de ventas por disminución de las demandas, las complejidades para acceder al crédito, son cuestiones claves a desenredar. 

En las últimas semanas, se habilitaron las reuniones afectivas. Primero los fines de semana, luego todos los días. Hasta este fin se semana, se estaba permitido viajar hasta 30 km dentro del departamento. Pero, por la próxima quincena, esto no será así: se restringieron los intercambios de personas para evitar el ingreso del virus al Castellanos. 

Hoy Rafaela se encuentra en Fase 5, pero no se quiere bajar las guardias. Por eso se reforzaron los controles, principalmente, en los ingresos por las rutas 34 y 70. Aunque, hay muchas quejas por la laxitud de las mismas.

Fueron 100 días. Quedan muchos por delante. 




Comentarios