El diputado sunchalense (FPCyS) reclama que el gobierne amplíe el programa a todas las localidades de segunda categoría a nivel provincial.


El diputado provincial socialista Pablo Pinotti solicitó a través de un proyecto que el Poder Ejecutivo informe la implementación del Plan Abre a todas las ciudades de segunda categoría (Ley N° 13.896), entre las que se destacan las tres del departamento Castellanos, al que representa. Esto es, Rafaela, Sunchales y Frontera.

“El Programa de Intervención Integral de Barrios (Plan Abre) constituye una herramienta de gran importancia para trabajar en políticas sociales integrales que aborden los problemas más arraigados y asociados al déficit en el acceso a derechos básicos”, fundamentó el legislador socialista.

A casi dos meses de la asunción del actual Gobernador Omar Perotti, no se han instrumentado las acciones necesarias para brindar la posibilidad a los municipios de la provincia de acceder a este programa. Son muchos las ciudades que se podrían beneficiar, entre ellas Rafaela, Sunchales y Frontera” explicó el legislador: “entendemos que el actual contexto de adversidad económica e incremento de situaciones de violencia social e inseguridad, la celeridad en la implementación del Programa contribuirá al desarrollo económico regional, la convivencia y paz social”.

El Plan Abre

Desde sus orígenes –2014-, el plan Abre pretendió abordar las fuertes inequidades económicas, sociales y urbanas, a partir de una concepción multidimensional e interrelacionada. Para ello, se trabajó diversos aspectos como son la convivencia, la participación ciudadana, la calidad de espacios públicos, el fortalecimiento de los lazos sociales, la mejora de infraestructura y de los servicios públicos, entre otros. Comienza en 33 barrios de Rosario, Santa Fe y Villa Gobernador Gálvez.

Las intervenciones fueron en aumento progresivamente hasta el final de la gestión del Gobernador Ing. Miguel Lifschitz totalizando 66 barrios beneficiados con políticas sociales integrales y enérgica inversión pública que redundaron en mejoras en las redes de convivencia social y desarrollo barrial.

Según el estudio realizado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina sobre este programa, las mejoras en la infraestructrura urbana básica y de servicios, en la accesibilidad a los barrios y del espacio público, los mayores niveles de inclusión socioeducativa y en acceso a la salud pública, entre otros indicadores fueron notorios.

Estas mejoras disminuyeron las inequidades sociales y urbanas existentes y han contribuido asimismo a una reducción de hechos de violencia interpersonal y a un aumento de las expectativas positivas hacia futuro en los barrios en los que se implementa el plan Abre.




Comentarios