La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA) emitió en la tarde de este martes un comunicado en donde anunció que desde las 0 de este jueves 19 hasta el último minuto del viernes 20 se llevará a cabo un paro, al no haber avances en las negociaciones paritarias con la industria.

Por otra parte, también se indicó que tanto sábado 21 como domingo 22, se trabajará "tal cual lo establece el Convenio Colectivo de la actividad". Es decir, a reglamento: sin que haya gente que deje de lado sus francos ni se harán horas extras. Esto implica que habrá mucho menos personal y que el existente no es suficiente para realizar toda la descarga de los camiones con el producto proveniente de los tambos.

Esta decisión, en un rubro como el lácteo, que trabaja con un producto perecedero, implicará que con el paso del tiempo, la leche se vuelva ácida y ya no se pueda industrializar. La consecuencia: miles de leche serán derramados en los campos (porque el camión no sacará la producción) o en las puertas de las industrias, luego de aguardar horas bajo el sol.

ATILRA sabe de esto y lo deja en claro en el comunicado: "la organización gremial no se responsabiliza de las consecuencias disvaliosas que el accionar del sector industrial puede generar al quedarse con un dinero que es de los trabajadores". Pero le agrega una vuelta de rosca, para evitar quedar mal parados ante la sociedad: "si nos aseguran que hay leche que supuestamente no se recibiría por el paro, si los industriales están dispuestos a dársela a la gente que no tiene dinero para comprarla, nosotros aseguramos su recepción y su industrialización para su distribución entre la población sin recursos y participaremos, por supuesto, del correspondiente control para que esto se cumpla". 

La paritaria de ATILRA viene muy peleada. Este será el segundo paro que se hace: el primero había sido de 24 horas, pero se trabajó a reglamento el fin de semana siguiente.

comunicado de ATILRA (web)

El número de aumento parecería estar acordado: un 61.5%. La queja de los trabajadores pasa porque se pasa al básico demasiado lejos en el tiempo. "Dicen que recomponen el salario en un 61%. Lo que no dicen es que de ese 61%, dos puntos corresponden ¡al año 2018! y 4,5% para ¡el año 2020! Es decir que la recomposición del año 2019 sería del 54,5%. Pero el porcentaje no es el problema, sino el desfasaje que se produce entre el momento en que se acusa la inflación y el momento en que se actualiza el salario", dijeron en un comunicado emitido hace unos días, en donde advertían a la base que podría salir un paro sorpresivo.

Agregaron: "Veamos, ¡EN UN AÑO LOS LÁCTEOS AUMENTARON UN 112%! ¿Qué recibió el trabajador hasta hoy, diciembre de 2019? Un 23%.¿Quién se quedó con la diferencia? Los señores que nos piden razonabilidad".

De esta forma, ATILRA realiza el primer paro en la administración de Alberto Fernández como presidente.