El reinado de Olimpo había caído un año antes cuando tras 13 títulos consecutivos en la Liga del Sur, Puerto Comercial dio la vuelta olímpica tras vencer en la final a Sporting. La tristeza de 1989 se transformaría en alegría total para el pueblo rojinegro en agosto de 1990, cuando el atragantado grito de Campeón pudo salir de las gargantas de miles de puntaltenses.

Habían pasado 16 años de la última consagración del equipo "Sangre y Luto", ya no estaban las glorias de mediados de los ´70 y pese a buenas campañas que incluyeron finales perdidas, la vuelta olímpica se hacía esperar.

El libro "Club Atlético Sporting 80 años de sangre, luto y pasión", de Ramiro Acosta y Martín Paez cuenta como nadie lo vivido en aquella temporada histórica para el club de Mitre y Sáenz Peña.

Cambio de presidente y armado del plantel

El título de 1990 tiene la particularidad de tener como presidente del club al inolvidable Alfredo "Facha" Sánchez, único en la historia del club en ser campeón como jugador, técnico y presidente.  La flamante comisión directiva ratificó como DT a otro hombre de la casa, el "Sombra" González. 

Una de las formaciones de Sporting campeón 1990. Arriba Garcés, Luna, Arrieta, Faur, Bonifazzi, Posado, Abajo: García, Wentland, Kate Fernández, Morante, Pereyra.

"En el año del mundial Sporting recuperó la memoria y se consagró campeón después de una larga espera(...). En aquel recordado equipo estaban, en el arco el titular indiscutido, Néstor Bonifazzi; en la defensa terminaron jugando Raúl Morante como lateral derecho, Luis Luna y Daniel Faur como centrales, y Miguel Ángel García sobre el lateral izquierdo, pero también disputaron varios partidos otros defensores, como Martín Lagoa, Sergio Ripoll, Pablo Torres y Fabián Escudero. Por el sector derecho del mediocampo jugó Alejandro Pereyra, el volante central fue Alejandro Posado y por izquierda alternaron Gabriel Fernández y Juan Carlos Arrieta. El enganche de ese equipo fue Marcelo Fernández. El ´Kate´ tenía un nivel brillante y sin dudas fue el jugador mas valioso que tuvo Sporting en los comienzos de la década del 90; y en la delantera la mayor parte de los partidos, los disputaron Claudio Garcés y Gabriel Wentland. El título del 90 fue un campeonato que se vivió con mucha euforia y algarabía, ya que habían pasado 16 años de espera para gritar nuevamente campeón", cuentan Acosta y Páez en el libro.

Un buen comienzo

"Decir que Sporting comenzó el año con la esperanza de ser campeón sería exagerado", se puede leer en el libro de los 80 años. Allí puede repasarse la campaña inolvidable.

Todo arrancó con victorias 2 a 1 a Liniers como visitante y Libertad en Punta Alta. Tras la fecha libre llegó la primera derrota de la temporada 1 a 0 ante Olimpo y de allí 6 puntos con tres victorias consecutivas (todavía por partido ganado eran dos puntos). Comercial, Sansinena y Villa Mitre fueron los equipos que vieron pasar al un rojinegro cada vez más sólido.

Bajón en el comienzo de la segunda rueda

Las revanchas no empezaron bien. Liniers ganó 1 a 0 en Punta Alta y dejó al equipo de nuestra ciudad sin invicto en casa. Pese a recuperarse con una victoria en Villa Rosas ante Libertad, tras la fecha libre el bajón se hizo notar. Otra derrota ante Olimpo y empate con Puerto Comercial. Pero llegó el receso por el Mundial de Italia.

Sporting 1990

Tras el subcampeonato del equipo de Carlos Bilardo volvió el fútbol liguista. El 9 de julio en el Mendizábal Sporting tuvo que luchar mucho ante Sansinena que peleaba por no descender. Un gol de Martín Lagoa le dio la victoria al rojinegro que se aseguraba un lugar en el triangular para buscar el título.

Pese a la derrota ante Villa Mitre en la última fecha de la fase regular el equipo del "Sombra" se quedó con el primer lugar de las posiciones y la ventaja deportiva.

Triangular campeonato.

El fixture de ese tramo decisivo de la temporada fue muy poco amigable. Sporting debía ir al Roberto Carminatti a visitar a Olimpo, equipo que no solo le había ganado los dos partidos del año, sino que tenía todo el plantel que había jugado el Nacional B. Las estadísticas tampoco ayudaban, desde 1980 el rojinegro no ganaba en ese estadio.

Pero la racha llegó a su fin y el equipo de Punta Alta logró un triunfo memorable que llevó la firma de dos emblemas de aquel plantel. Marcelo "Kate" Fernández en el primer tiempo y Miguel García a los 47 minutos del complemento desde mitad de cancha pusieron el 2 a 0 final.

El inolvidable Miguel García

Una semana después Liniers derrotaba a Olimpo. Llegaba el momento del cruce de punteros en Punta Alta. Sporting recibía a Liniers el sábado 4 de agosto. Otra vez las estadísticas en contra, el "Chivo" ya había ganado en el Mendizábal ese año.

Alejandro Pereyra puso en ventaja a Sporting, pero rápidamente Alan Valcarcel puso el empate. Costa le dio la ventaja a Liniers y paso a los nervios y fantasmas que comenzaron a rondar.

Gabriel Wentland, goleador de aquel plantel puntaltense puso el empate 2 a 2 antes que terminara el primer tiempo. Un Sporting demoledor salió a jugar el segundo tiempo, y en 9 minutos por medio de los goles de Luis Luna de penal y otra vez el "Cuqui" Wentland sentenció la historia para una victoria fundamental. Sporting tenía en sus manos la posibilidad de ser campeón.

Campeón sin jugar y una caravana imponente rumbo a Bahía Blanca

El comienzo de la segunda rueda trajo un empate 0 a 0 en Punta Alta ante Olimpo, el aurinegro no pudo descontar la diferencia en la tabla y se quedó afuera de la pelea. El 19 de agosto Sporting tuvo fecha libre.

Sin jugar y siguiendo el partido por radio el equipo de Punta Alta vivió la emoción de volver a sentirse campeón. Olimpo le ganaba a Liniers y terminaba con 16 años de frustraciones rojinegras.

Terminado el partido desde distintos puntos de la ciudad los hinchas comenzaron a llegar a la sede de calle Sáenz Peña. La angustia había terminado y el grito de campeón de hizo sentir en Punta Alta.

Una multitud acompañó a Sporting a cancha de Liniers

El 26 de agosto los hinchas rojinegros realizaron una conmovedora caravana rumbo a Bahía Blanca para rendir tributo al equipo campeón que jugaba por cumplir ante Liniers en el Alejando Pérez.

Casi 20 colectivos con simpatizantes, más autos particulares colmaron la capacidad del estadio del equipo bahiense. Por aquel entonces todavía existía la gran tribuna que da a calle 12 de Octubre que también se vio colmada de hinchas rojinegros, que vivieron el momento de mayor emoción cuando Luis Luna, el capitán rojinegro, pisó la cancha y recibió la copa "Jorge Moore" que ofrendó a sus hinchas. El partido fue 1 a 0 para Liniers, pero poco importó al público que volvió a festejar después de 16 años y, en muchos casos, vieron a Sporting campeón por primera vez.

Luis Luna, el capitán del equipo campeón

"Fue conmovedor ver semejante marco y colorido en la tribuna popular. La fiel parcialidad de Sporting estaba allí para dar vida a la emoción contenida desde la semana anterior (...)", publicó La Nueva Provincia del 27 de agosto de 1990.

Pasaron 3 décadas de aquel grito que esperó 16 años. Aquel plantel puntaltense logró el título que tanto se hizo esperar y dejó para siempre sus nombres en la historia grande de Sporting.

La vuelta Olímpica que tardó 16 años en llegar

Agradecimientos: Ramiro Acosta y Martín Páez autores de "Club Atlético Sporting 80 años de sangre, luto y pasión", Raúl Morante y Alejandro Posado por el material fotográfico.

Reecuentro plantel de Sporting en 2015 para celebrar los 25 años del campeonato