El profesor de Informática, José Brítez, acusado de ser parte de la red que cometió abusos sexuales y de otro tipo contra chicos sordomudos en La Plata, fue apresado en Jardín América en la mañana de este lunes. La detención de Brítez se produjo en el centro de esta ciudad a 95 kilómetros de Posadas. […]


El profesor de Informática, José Brítez, acusado de ser parte de la red que cometió abusos sexuales y de otro tipo contra chicos sordomudos en La Plata, fue apresado en Jardín América en la mañana de este lunes.

La detención de Brítez se produjo en el centro de esta ciudad a 95 kilómetros de Posadas. Hace unos días fue detenido un sacerdote y se pidió la extradición a Italia de otro cura que vive en ese país. Todos son cusados de horrorosos actos de abuso sexual contra menores discapacitados internados en el Instituto Próvolo de La Plata y Mendoza.

Los otros detenidos son los sacerdotes Nicolás Corradi y Eliseo José Pirmati y un hombre que no era religioso pero trabajaba en el instituto ubicado en las calles 47 y 25 de la capital bonaerense.

En la detención de hoy actuaron efectivos provinciales y sus pares de la DDA de La Plata quienes tenían orden de captura para el profesor de Informática José Brítez. El profesor quedó detenido hasta que sea trasladado a Buenos Aires.

La pista de Brítez era seguida por la policía ya que es orriundo de esta zona de Misiones. Fuentes de la investigación indicaron que hace años trabajó en el Próvolo de La Plata y la justicia tendría pruebas para acusarlo de ser parte de la red de abuso. Dos de sus integantes son sacerdotes, el detenido Corradi y otro que vive en Italia, Primati, y que será extraditado.

La monja Kosaka Kumico, sospechosa de haber sido partícipe de los abusos contra niños hipoacúsicos en el Instituto Próvolo de de Mendoza (FOTO: DYN/ ANDRES LARROVERE / LOS ANDES.OUT MENDOZA)

Los casos habrían sucedido en los 90. La detención del misionero fue alrededor de 9 de la mañana. El acusado, conocido en  Jardín América y muy allegado a la Iglesia Católica, no opuso resistencia. Lo alojaron en la Unidad Regional IX de Jardín América hasta su traslado a La Plata.

Nicolás Corradi, el cura acusado de violaciones y que estuvo 27 años a cargo del Próvolo, entre 1970 y 1997. (Mendoza)

El cura Corradi, máxima autoridad del Próvolo mendociono de 1970 a 1997, ya está detenido en Mendoza, por delitos similares cometidos en el instituto de esa provincia. Pirmati, de 82 años de edad, está en un asilo en Italia y se pedirá su extradición en los próximos días. En tanto, las autoridades policiales se aprestaban a detener en las próximas horas al hombre que allí trabajaba.

Horacio Corbacho y Nicolás Corradi, detenidos por el abuso sexual de niños sordomudos.

El magistrado que investiga los casos constató que los ataques sexuales se cometían el sábado “día en que disminuía el número de alumnos internados y sólo quedaban los que no tenían familia”.

La Justicia ordenó la detención de Corradi bajo el cargo de abuso sexual simple agravado por su condición de ministro del culto católico y encargado de la guarda por el grave daño en la salud de la víctima y reiterado cuando menos en tres hechos; y abuso sexual con acceso carnal agravado reiterado por lo menos en cinco hechos en su calidad de partícipe necesario”.

Al empleado que trabajaba en el Próvolo en contacto con las víctimas, se le imputaron los delitos de “abuso sexual simple agravado por su condición de guardador o educador; abuso sexual con acceso carnal en cinco hechos y corrupción de menores”.

En cuanto a las víctimas, el magistrado señaló que cuando se cometieron los ataques sexuales en su contra “no sólo eran menores de edad sino incapaces en razón de su condición de sordomudos”, indefensos y sin familia.

La fiscal Cecilia Corfield investiga desde 2016 los presuntos abusos sexuales sufridos en el establecimiento platense y el juez de Garantía de La Plata Jorge Moya Panisello autorizó las detenciones.

Corfield actuó luego de conocerse que los sacerdotes Corradi y Horacio Corbacho, detenidos en Mendoza acusados de abusar sexualmente de varios hipoacúsicos del Instituto Próvolo de esa provincia, también habían trabajado en el Próvolo de La Plata.






Comentarios