Un nene de 12 años de Posadas, Misiones, se disparó en la cabeza con la pistola reglamentaria de su padre policía, cansado de escuchar a sus papás pelear.

El niño, muy grave, está internado en grave estado en el Hospital de Pediatría de Posadas.

Según testigos cercanos, el niño estaba cansado de que sus padres pelearan y ya les había pedido varias veces que dejaran de hacerlo. El domingo a la noche, tras gritarles que no pelearan más, se disparó en la cabeza. 

Fue trasladado inmediatamente al centro asistencial donde quedó internado con pronóstico reservado.