Así lo expresó Andrea Mereles, esposa de uno de los tripulantes a bordo del submarino.


A dos semanas de cumplirse un año de la desaparición del submarino ARA San Juan con 44 tripulantes de la Armada Argentina. La esposa de Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez, uno de los marinos desaparecidos, recordó los días anteriores al embarque, además brindó su opinión respecto a la búsqueda que volvió a reanudarse, únicamente, por 12 horas.

En relación a la última comunicación que mantuvo con su esposo, Mereles recordó que el 8 de noviembre de 2017, “él llamaba a un amigo en la base y le pasaba mensajes para nosotros. Fue la última vez que me llamó para decirme que salía a navegar, se iba a una misión pero tampoco sabía a donde“, relató. Si bien habían órdenes directas de no dar detalles de las misiones, las familias sabían gran parte de lo que sus seres queridos hacían en el mar.

Andrea Mereles junto a su esposo Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez, marino a bordo del ARA San Juan.

Mereles contó: “El 25 de octubre se hizo un año que se fue de casa y nunca regresó. Desde ese momento no sabemos donde está y no entendemos cómo no lo encuentran”. Respecto a los últimos 12 días de búsqueda, la mujer dijo que no pierden nunca las esperanzas de hallarlos en este lapso. En este sentido expresó: “Como todos los 15 tenemos nuestra marcha a la base naval, nos comunicaron que van hacer una ceremonia. El mejor homenaje que se le puede hacer es encontrarlos, nosotros lo que haríamos es un recordatorio“. Además afirmó que “nos digan que van a seguir buscando seria la mejor manera de recordarlos, pero ahora no se nos pasa la idea de homenajearlos”.

La firma estadounidense Ocean Infinity con sede en la ciudad de Houstos, Texas es la encargada de la búsqueda final del ARA San Juan. Tienen un plazo de 120 días operativos para cumplir, aseguraron que si no lo encuentra, no cobrará por su servicios. Mereles sostuvo que hasta no aparezcan pruebas de sus cuerpos, tanto para ella como para los familiares de los otros submarinistas del Ara, sus ocupantes están desaparecidos. “Acá los seguimos esperando. Hasta que no me traigan una prueba lo voy a seguir esperando“, expresó.

La Armada Argentina perdió contacto con el submarino el 15 de noviembre del año pasado, 8 días después de haber partido de la costa argentina. La nave estaba tripulada por 38 personas, 37 hombres y una mujer,​ a bordo también iban seis buzos tácticos.​






Comentarios