El turismo, el sector de la economía misionera que fue más perjudicado por el coronavirus se verá beneficiado esta semana con la vuelta de vuelos de cabotaje que fue anunciada por el ministerio de Transporte de la Nación.

Por parte del Gobierno provincial, dejaron en claro que Misiones estará entre las provincias que habilitará la llegada de los vuelos y para agilizar la operatoria adquirieron 4.000 unidades de test rápidos Abbott Panbio COVID-19, que devuelven resultados confiables en un cuarto de hora.

Cada test tiene un costo de 1.500 pesos que deberá ser afrontado por el turista que ingrese a la provincia y estarán disponibles en los aeropuertos de Posadas e Iguazú.

El protocolo también prevé un seguimiento de las actividades y los lugares que visita cada turista, para preservar trazabilidad ante el caso de que un turista diera negativo a su ingreso pero luego presentara síntomas o diera positivo al regreso a su provincia de origen.

Lo que todavía no está definido es si el test se tomará antes de subir al vuelo o al llegar a destino, cuestión que deberá ser establecida antes de concretar la apertura de los cielos.