Una de las promociones destinó parte del dinero de su fiesta de colación a ayudar a una familia del Barrio Tajamar de Posadas. Así surgió una tradición de ayuda a los necesitados que continúa en la Indu Solidaria.


Una asociación solidaria integrada por exalumnos de una escuela técnica de Posadas cocina unas 500 raciones diarias de comida que distribuyen a familias en situación vulnerable durante este período de aislamiento por coronavirus.

Indu Solidaria en plena tarea de ayuda y trabajo solidario en Posadas. (D. Social)

Nació en los pasillos de la Escuela Provincial de Educación Técnica (EPET) N°1 y hoy cuenta con 200 voluntarios, entre los egresados de la misma escuela, los alumnos del último año y colaboradores de otros establecimientos. 

Son unos 200 voluntarios los que se han sumado a la actividad de la Indu Solidaria. Nació en la Epet N° 1 y se extendió a otros colegios. (Indu)

Luzmila Krul, presidenta de la Asociación Indu Solidaria, dijo que la tarea solidaria del grupo trascendió tanto que hoy reciben llamados desde Garupá y Candelaria, en la zona metropolitana, pero también de localidades del interior, como San Vicente.

El grupo prepara el almuerzo, la merienda y la cena para las familias que lo necesiten, con el apoyo de donaciones y también agregaron el contacto con el Ministerio de Desarrollo Social, de la Mujer y la Juventud.

El grupo está formado por estudiantes y egresados de la EPET N° 1 de Posadas que hace unos años realizó su primera acción solidaria para ayudar a una familia que vive en el Barrio Tajamar, de la capital misionera.

A partir de la colaboración de dos personas, nació Indu Solidaria que se convirtió en una organización integrada por jóvenes posadeños que junta donaciones y las acerca a diferentes barrios del sur de la provincia.

Lo que se inició en los pasillos de la escuela fue creciendo como acción solidaria de conjunto y hoy, además de los integrantes de diversas promociones, se suman los estudiantes del último año de la Escuela Provincial de Educación Técnica (EPET) N° 1.

La primera tarea solidaria se hizo con los fondos de la fiesta de colación y ello quedó como una tradición en el colegio y los egresados, señaló Luzmila Krul, presidenta de la asociación.

“Nuestra actividad trascendió y empezamos a recibir llamados de Candelaria, Garupá y San Vicente, por lo que decidimos seguir adelante”, comentó. El proyecto cuenta hoy con unos 200 voluntarios de diferentes escuelas. Además de comida, entregan otros elementos que son necesarios para la vida cotidiana de las personas necesitadas

“Por el momento somos un grupo reducido el que trabaja debido a la pandemia del COVID-19 que atraviesa el mundo”, señaló Luzmila. Además de preparar los alimentos, intentan llegar a los barrios con diferentes tipos de asistencia como colchones y módulos de mercadería, entre otras cosas. “Tratamos de hacer llegar todo lo que podemos, ya que es a pulmón y de corazón lo que hacemos”, explicó la joven.

“Al principio mirábamos en el diario o si alguno conocía una familia que necesitaba, ahora se comunican directamente”, indicó Diego Aguilera, vicepresidente del Centro de Estudiantes de la EPET N° 1. La agrupación estudiantil articula su ayuda con la que realiza la Indu Solidaria en los operativos en los barrios.

Diego invitó a colaborar. Para quienes deseen sumar su aporte a esta iniciativa de los jóvenes, pueden comunicarse a través de las cuentas de Facebook e Instagram: Indu Solidaria o por mensajes de WhatsApp al 3764-191214.


En esta nota:

Titulares


Comentarios