Villarruel desafía la presión interna de Milei y deja al DNU al borde del rechazo

El presidente exigió no tratar el “megadecreto” en el Senado pero la vice decidió lo contrario, tras una reunión con jefes de bloque. Unión por la Patria dice tener garantizados los votos en contra. Interna en la UCR.

Villarruel desafía la presión interna de Milei y deja al DNU al borde del rechazo

La Oficina del Presidente emitió un comunicado esta tarde en el que expresa su “preocupación” por la “decisión unilateral de algunos sectores de la política”, en relación a lo que ocurre en el Congreso y el llamado de Victoria Villarruel a sesionar para tratar el DNU. Además, desde el Ejecutivo temen no avanzar con la “ley ómnibus” y que se caiga el “Pacto de Mayo”.

“En la previa a la firma conjunta del Pacto de Mayo, convocada por el Poder Ejecutivo con el objetivo de reconstituir las bases de la República Argentina, la Oficina del Presidente expresa su preocupación por la decisión unilateral de algunos sectores de la clase política que pretenden avanzar con una agenda propia e inconsulta, a fin de entorpecer las negociaciones y el diálogo entre los distintos sectores de la dirigencia política”, comienza el duro comunicado.

Lo de “agenda propia e inconsulta” apunta a la presidenta del Senado, quien ratificó esta noche el llamado para tratar el DNU, lo que Milei considera “apresurado”. También hay descontento con la iniciativa de “promover una fórmula jubilatoria sin consenso”. “Violentan el espíritu de acuerdo promovido por el Presidente en su convocatoria al Pacto de Mayo”, subrayaron.

“El potencial rechazo del DNU, que actualmente se encuentra próximo a una definición de la Corte Suprema de Justicia, conllevaría un grave retroceso en los derechos y necesidades del pueblo argentino”, señala.

En este aspecto, enumeraron que implicaría: el regreso de la Ley de Alquileres, el retorno al “sistema rígido” de obras sociales sindicales, el sostenimiento del “modelo corrupto” de los Registros Automotor y la anulación de la política de cielos abiertos.

La decisión de Villarruel

La interna entre Milei y Villarruel dejó de ser un secreto y quedó más expuesta que nunca. El presidente exigió públicamente frenar el tratamiento del DNU 70/23 en el Senado, pero su vice desafió la presión: mantiene en pie la sesión convocada para este jueves a las 11 y someterá a votación el “megadecreto”, que está al borde del rechazo.

Villarruel tomó la decisión tras una reunión de Labor Parlamentaria con jefes de bloque en las oficinas del primer piso de la Cámara alta. Según pudo reconstruir este medio, la vicepresidenta propuso a los senadores posponer el tratamiento del DNU, pero no tuvo consenso y finalmente reconoció que no podía seguir dilatando el tema.

La relación con Villarruel venía resentida por el aumento del 30% de las dietas de los legisladores. La titular de la Cámara alta se resistió hasta último momento a firmar la resolución conjunta con Martín Menem para retrotraer el incremento, hasta que no le quedó otra opción.

En la reunión de este miércoles, Villarruel no ocultó su malestar por el comunicado, pero decidió seguir adelante con la sesión, que arrancará a las 11 con el tratamiento de tres acuerdos internacionales, una autorización formal a Milei para salir del país, un proyecto para combatir el lavado de dinero y finalmente el DNU de desregulación económica.

“No se presten al juego perverso”

“El Gobierno nacional espera que el Poder Legislativo no se deje cautivar por el canto de sirena de quienes pretenden ‘anotarse’ victorias de corto plazo en detrimento del futuro de los 45 millones de argentinos”, agrega.

Y sostiene: “Por último, el presidente de la Nación agradece a aquellos legisladores que, comprometidos con los intereses de la Patria y la senda del cambio, no se prestan al juego perverso de aquellos que han decidido deliberadamente entorpecer el desarrollo de la Nación”.

“Independientemente de cualquier resultado legislativo, el Poder Ejecutivo reafirma su compromiso inquebrantable con el déficit 0%, dejando atrás las recetas fracasadas de la casta política y avanzando decididamente hacia el camino de la prosperidad y la grandeza de la Nación Argentina”, concluye.

Expectativas sobre la sesión

En Unión por la Patria aseguran tener garantizados los votos para voltear el decreto, que luego deberá completar su curso en Diputados. Los 33 senadores liderados por José Mayans ya están en Buenos Aires, firmes. Necesitan solo cuatro votos más para anotarse la “victoria” que Milei no quiere.

Algunos de esos votos podrían surgir de espacios provinciales: el entrerriano Edgardo Kueider, el correntino Carlos “Camau” Espínola y la rionegrina Mónica Silva están en contra del decreto. La cordobesa Alejandra Vigo mantiene su voto bajo estricta reserva; en la previa, los diputados de Martín Llaryora negaron el quórum para debatir la movilidad jubilatoria.

Será clave, entonces, el rol del radicalismo, que está dividido. El bloque no tiene una postura unificada y se especula con el rechazo de senadores como el fueguino Pablo Blanco (que firmó uno de los pedidos de sesión) y hasta el propio Martín Lousteau, que esta semana promovió un pronunciamiento del Comité Nacional con guiños contra el DNU.

Lousteau escaló la tensión contra Milei este miércoles en la red social X, donde lo tildó “presimiente” por haber atribuido a la UCR posiciones que no tuvo en distintas leyes.