El presidente Alberto Fernández reunió este jueves el apoyo político de todos los gobernadores, oficialistas y opositores, para endurecer en las próximas semanas las restricciones y los controles en la circulación de personas ante el pánico por la inminente llegada de la segunda ola del Covid-19, que se teme sea más virulenta y mortífera que la anterior.

Tras un encuentro virtual que duró casi dos horas con el jefe de Estado desde Olivos, el Gobierno no hizo anuncios dado que aún falta que avancen en el trabajo los equipos técnicos para analizar qué medidas son las más adecuadas y desde cuándo se aplicarán. Por ello, este viernes se reunirá en forma presencial el Consejo Federal de Salud (Cofesa) con la ministra Carla Vizzotti.

Los gobernadores mostraron gran preocupación por la escasez de vacunas, pero destacaron la “distribución equitativa” que se aplicó. Argentina tiene contratos firmados por más de 54 millones de vacunas contra el Covid-19, pero a 85 días de la llegada de la primera dosis, el país sólo accedió a 4 millones y es un misterio cuándo escalará el aprovisionamiento.

Este viernes arribará un avión desde Rusia con un cargamento de Sputnik V. Hasta este jueves no se sabía la cantidad de dosis. Y según señalaron Vizzotti y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, es bastante inminente la llegada de las primeras dosis de la vacuna Sinopharm de China y también de las 580 mil Covishield provenientes desde la India.

La carrera es contrarreloj. Argentina está aplicando actualmente unas 890.000 dosis cada siete días. Vizzotti dijo que el ritmo es mejorable, pero es clave que el país mejore su acceso a la disponibilidad de dosis. Los acuerdos están firmados. Lo que hay ahora es presión política para que los laboratorios cumplan con lo pactado.

El presidente Alberto Fernández encabeza una reunión virtual con gobernadores provinciales para analizar medidas que puedan frenar el impacto de la segunda ola de Covid-19 en Argentina. (Presidencia)Presidencia

Las medidas que vienen

Este jueves hubo apoyo unánime de los gobernadores a Fernández y hasta pedidos para apurar la cancelación de vuelos internacionales. Quieren disminuir drásticamente la cantidad de personas provenientes de México, Europa, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Chile, Estados Unidos y Brasil. Incluso, dependiendo de la evolución de la pandemia, cancelarán hasta el 100% de las conexiones con algunos de esos destinos.

La idea es que en un trabajo coordinado por el CoFeSa, Migraciones y el ministerio del Interior se determine también una serie de requisitos y exigencias para quienes pretenden salir del país, con la idea de desalentar el viaje y generar su postergación. Y se avanzará también sobre otros rubros, como el transporte de cargas para mejorar los controles.

Los gobernadores plantearon que no pueden testear a todos los que ingresan a sus provincias, por los costos y la necesidad de infraestructura. Por ello, se avanzará en un esquema para que haya equipos de testeo en todos los pasos fronterizos terrestres que dese diciembre están abiertos sólo para el transporte de mercancías.

Una prueba piloto está en marcha desde principios de mes en los pasos fronterizos con Brasil como Santo Tomé-São Borja y Paso de los Libres-Uruguayana, donde se realizan análisis genómicos para identificar a la variante brasileña. La idea es que esto mismo se haga en los pasos con Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia.

Se habló en la reunión de casos muy concretos por la segunda ola. Corrientes tiene más de 350 kilómetros de frontera con el Estado brasileño de Río Grande do Sul, que actualmente tiene el total de sus camas de terapia intensiva (UCI) ocupadas.

En Chile, más del 75% de las 346 comunas estaban ayer bajo cuarentena total o parcial debido al aumento de casos de Covid-19. La tasa de ocupación UCI es del 94%, a pesar de que el país sigue avanzando en su proceso de vacunación con el que ya superó las 5 millones de personas inoculadas al menos con la primera dosis, una cifra que engloba a toda la población de riesgo.

Otro caso es Paraguay. Las nuevas medidas para contener el aumento en los casos comenzaron a regir este jueves con la suspensión de las clases presenciales y una restricción de circulación nocturna. Las medidas estarán vigentes hasta el 28 de marzo, según decidió por decreto el presidente, Mario Abdo Benítez.

No obstante, habrá la semana que viene una reunión de gobernadores con el ministro de Transporte, Mario Meoni, y autoridades de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT) para ver cómo se puede mejorar también el control sanitario sobre los camiones argentinos que van de una provincia a la otra. En un principio, podría haber testeos aleatorios a camioneros.

Gobernadores como el misionero Oscar Herrera Ahuad; el correntino, Gustavo Valdés; y el entrerriano Gustavo Bordet insistieron con su preocupación por lo ocurrido en el Brasil. Vizzotti pidió que a medida que vayan llegando más vacunas, las jurisdicciones que pueden inoculen al personal de frontera porque es considerado estratégico dado que el objetivo es que no se cierren los pasos ni haya demoras prolongadas para no afectar al comercio.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires.