Desde la Comuna de Zavalla, este miércoles volvieron a alertar a la población para que estén atentos ante cualquier hecho sospechoso. Es la tercer advertencia que realizan, a través de la cual se explica que “no se encuentra autorizada ninguna empresa de seguridad privada para trabajar en Zavalla desempeñando tareas de vigilancia en los barrios abiertos”.

Todo comenzó el pasado 30 de noviembre, cuando la policía logró identificar un auto robado por medio de las cámaras de seguridad. En ese momento se pidió a la población que comuniquen cualquier hecho sospechoso y se informó que no se encontraba autorizada ninguna empresa de seguridad privada para ningún barrio de la localidad. El vehículo en esa ocasión había sido encontrado en la localidad de Casilda.