En el Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná se realizó una nueva donación de órganos y tejidos que posibilitó que tres pacientes, en lista de espera, se beneficien con diversos trasplantes. Por ser el donante un menor de edad se ha requerido la autorización de los mayores a cargo, tal como lo establece la legislación vigente. El procedimiento se inició el 21 de enero en horas de la noche y culminó esta mañana.

Desde el Ministerio de Salud de la provincia señalaron que el operativo fue liderado por la Unidad Coordinadora Paraná del Centro Único Coordinador de Ablación e Implantes de Entre Ríos (Cucaier) y junto a ellos trabajó un equipo médico-quirúrgico de la provincia de Buenos Aires, que llegó por vía aérea en horas de la madrugada y fueron trasladados por los Bomberos Voluntarios de la capital entrerriana y un móvil de la Policía hacia el establecimiento sanitario.

Debido al contexto epidemiológico, tanto el donante como todos los receptores, debieron registrar un test negativo de covid-19, tal como exigen los protocolos vigentes. “Todo este gran esfuerzo no sería posible si, en primer lugar, no existiese el inmenso gesto de solidaridad de una familia que en medio del dolor de la pérdida de un ser querido es capaz de abrirse a la necesidad de los demás. En nombre de las personas trasplantadas y sus familias, las autoridades de Salud expresan su agradecimiento, respeto y admiración”, manifestaron desde la cartera de salud entrerriana.