Un nuevo homicidio tuvo lugar en la noche de este lunes en la capital entrerriana. Carlos Roberto Edgar Paniagua de 24 años murió tras ser baleado en el interior del barrio Maccarone. Fueron los propios vecinos quienes dieron aviso al 911 de que se estaba desatando una balacera entre varias personas en el interior de calle Dorrego.

Cuando la Policía llegó al lugar hubo corridas, y según informó UNO, de manera simultánea cerca de las 22, se informó que al hospital San Martín había ingresado un joven muy descompensado. La víctima fue trasladada al nosocomio en un vehículo particular pero pese a los esfuerzos médicos no resistió a las heridas de arma de fuego que impactaron en el tórax y el muslo derecho y finalmente falleció.

Mientras grupos especiales de la Policía llevaban adelante las tareas de investigación en el interior del barrio; un adolescente de 17 años se presentó en la comisaría octava y admitió que fue quien disparó al joven fallecido. Por disposición de la Justicia, se ordenó la derivación del adolescente a la División Minoridad.

“Cuando llegué mi hermano ya estaba muerto”

Jésica Villalba, hermana de la víctima, contó que su hermano “salió hace poco del penal, así que juntaba cartones ahora. El cumplió pena por portación de arma”.

Respecto al crimen, la mujer indicó a ElOnceTv que “Lo siguieron tres personas. El padre de ellos, de apellido Cuello, les da el arma. Ya había tenido problemas con mi hermano y no se animaba a venir, por eso manda a los hijos, les da las armas. Siempre quiso mandar en el barrio, le pegó a todos los menores. Como a mi hermano no le pudo pegar mandó a los hijos para matar a mi hermano”.

Asimismo, comentó que “mi hermano no tenía armas, murió sin armas, sin nada. Murió en la calle, cuando llegué mi hermano ya estaba muerto”.