Julieta Boschiazzo es una joven paranaense de 23 años, deportista y tesista de la carrera de Comunicación Social. Desde muy pequeña dividió su rutina entre el estudio y los entrenamientos; si bien comenzó con hockey a los nueve años, la vida la acercó al atletismo, disciplina por la que finalmente optó y que hoy continúa. En diálogo con Vía Paraná hace un repaso por su carrera deportiva y reflexiona acerca de las enseñanzas que el mundo deportivo le fue dejando y las elecciones que se vio obligada a realizar.

“Toda la vida hice hockey, cuando llegaba diciembre cortábamos hasta el 20 de enero. En ese tiempo arranqué atletismo como para no perder estado y que después en la pretemporada no me cueste tanto. Pero cuando empezó la pretemporada seguí con atletismo así que continué con las dos disciplinas”, cuenta la joven estudiante en relación a sus inicios.

En edad escolar Julieta dividía su tiempo entre el estudio y los entrenamientos doble turno; de esa época recuerda que los mejores campeonatos fueron los Evita, “porque se dan muchas cosas, conoces otras disciplinas, estas más días, estas con otras delegaciones”, rememora y agrega:  “en 2014 empecé atletismo gracias a los intercolegiales, gané en Paraná y Entre Ríos y ahí pasé al campeonato provincial con los atletas federados y clasifiqué a los Evita Nacionales, pero no fui porque ya estaba con mi equipo de hockey clasificada a los Evita, y se hacían todos simultáneamente”.

La rutina de entrenamiento a doble turno es muy exigente y demandante, por eso a los 19 años y con la carrera universitaria ya en curso, Julieta debió elegir entre una de las dos disciplinas. “Elegí Hockey y lo hice durante un tiempo pero extrañaba atletismo así que volví e hice las dos cosas. En diciembre estaba el campeonato U-20, empecé a entrenar y en agosto tuve que volver a elegir porque había cosas que hockey no me permitía mejorar en atletismo. Me re dolió pero deje Hockey, el entrenador me pedía que no deje. Una vez que deje seguí entrenando para el torneo, corrí y salí campeona nacional”, cuenta la joven paranaense.

El atletismo como disciplina base

Consultada acerca de la relevancia de esta disciplina, Julieta reconoce que “el atletismo es fundamental porque es el deporte madre, te da la base para poder hacer otro deporte. Te das cuenta enseguida cuando un chico tuvo una base de atletismo”.

“Cuando pase de hockey a atletismo me di cuenta lo mal que corría, en los otros deportes no se le da tanta atención a las posiciones de correr por ejemplo, eso lo corregís en atletismo. El braceo, la técnica de carrera te sirve para todos los deportes”, detalla.

El hábito como elemento clave

Al igual que otros deportistas, Julieta coincide en que la disciplina que se construye con el deporte repercute positivamente en todos los aspectos de la vida. “La carrera universitaria la hice al día gracias a la disciplina que ya tenía inculcada por el deporte, eso me ayudó mucho en la facultad”, reconoce.

Dentro del atletismo, Julieta cuenta que su fortaleza eran los 3000 metros llanos, “pero cuando llegas a U-20 no está más, solo lo podes hacer cuando sos chico y cuando sos juvenil. Cuando me tocó esa transición corría 1500 llanos y 3000 con obstáculos, esta última es la que más me gustaba incluso fue con la que salí campeona”.

Más tarde llegó una lesión de tobillo que la llevó a Julieta a estar un año sin actividad, cuando se recuperó volvió a correr los 3000 con obstáculos pero la lesión apareció nuevamente, lo que la llevó a dejar esa especialidad. “Ahora me estoy preparando para 1500 llanos”, cuenta mientras espera definiciones acerca de la realización, o no, de los campeonatos en el marco de la emergencia sanitaria por Covid. “En septiembre están los provinciales y nacionales, la idea es clasificar así que me estoy preparando para eso”, dice finalmente.

Julieta Boschiazzo en los estudios de Vía ParanáVía Paraná