El gobierno de Entre Ríos informó esta mañana que se prorroga hasta el 31 de enero, inclusive, la restricción de circulación de personas entre la una y las seis, con una tolerancia de 30 minutos, y también se dispone la restricción de la actividad comercial en esa franja horaria.

Del mismo modo, a través de un decreto del Poder Ejecutivo provincial se faculta a los presidentes municipales y/o comunales a ampliar la franja horaria propuesta, en caso de que lo crean oportuno y necesario, previo análisis de las variables sanitarias y epidemiológicas en las jurisdicciones de su competencia.

La medida apunta a contener y mitigar la propagación de la epidemia de COVID-19 y con su aplicación se pretende preservar la salud pública ante un escenario donde “la ocupación de camas sigue siendo alta”, señalaron desde el gobierno provincial.

Situación en el interior de la provincia

En relación a la situación epidemiológica de Entre Ríos, al 20 de enero se informó que las localidades con transmisión comunitaria sostenida continúan siendo Paraná, Gualeguaychú, Concordia, Concepción del Uruguay y Chajarí; en tanto que 12 localidades se encuentran con transmisión local por conglomerados: Colón, Victoria, Federación, La Paz, San José, Villaguay, Gualeguay, Nogoyá, Basavilbaso, Viale, Lucas González y Hernandarias.

Si bien destacaron el Plan Rector de Vacunación contra el coronavirus que se está llevando a cabo actualmente, “es necesario instar a la comunidad a cumplir los protocolos y medidas de cuidado para lograr el equilibrio entre las actividades de la vida diaria y la demanda al sistema sanitario, dado el exponencial crecimiento de los contagios”, subrayaron.

En relación a la prórroga en las restricciones, desde la provincia explicaron que por la dinámica de la transmisión de los nuevos contagios del virus SARS-CoV2 el Poder Ejecutivo con el objetivo de evitar situaciones que puedan favorecer su propagación, debe priorizar la limitación de la circulación en el horario nocturno, “dado que, a partir de la experiencia nacional e internacional, se ha podido establecer que las actividades que conllevan alto riesgo de transmisión son las que implican contacto estrecho prolongado en espacios cerrados con escasa ventilación o abiertos que involucran la concentración de personas, dificultan el uso de tapabocas/nariz y el mantenimiento de la distancia física”.