La bajante histórica del Río Paraná no se detiene y este martes, frente al puerto de la capital entrerriana, marcó 0,05 centímetros de altura. De esta manera superó la marca mínima alcanzada el 22 de noviembre pasado de 19 centímetros.

Frente a este escenario, Prefectura Naval Argentina se quedó “Sin Escala (S/E)” de referencia para poder seguir midiendo la altura y, en consecuencia, evaluar el comportamiento del río.

Niveles del último año del Río ParanáFICH UNL | FICH UNL

Panorama poco alentador

Los próximos meses no auguran mejores noticias para el río; el ingeniero del Instituto Nacional del Agua, Juan Borús señaló que la bajante actual del río Paraná “es la continuidad de la del año pasado. Es el mismo escenario” y, en declaraciones a ElOnceTv, trazó un panorama muy preocupante de cara a los próximos meses. Sucede que el mes de julio será especialmente crítico, con afectación a todos los usos del recurso hídrico, especialmente la captación de agua fluvial para consumo urbano.

“La situación se ha agravado seriamente”, advirtió. El río Paraná en el tramo entrerriano se forma “en la alta cuenta en Brasil, tiene aporte del río Paraguay y del Iguazú. Los tres están en una situación de seca extrema. En toda la zona de aporte, en el caso de Brasil hay cinco estados en emergencia hídrica, donde se restringe el uso del agua. Estamos contando las gotas”, señaló el especialista.

Finalmente, Borús adelantó que “tendremos una reducción muy drástica de los caudales en julio. Es posible, que sea de tal magnitud la disminución que haga que frente a Paraná hacia fines de dicho mes y principios de agosto tengamos lecturas de escala claramente por debajo de cero y lo más cercano será 20 centímetros por debajo de cero”.