La confesión fue en el marco del veto de la ordenanza que rehabilita la construcción de estos barrios. 


Mediante a sanción de la ordenanza que rehabilitaba la construcción de Barrios Privados, Cerrados y de Clubes de Campo en esta capital,el intendente de Paraná, Sergio Varisco dejó su opinión al respecto. 

“Estos nuevos emprendimientos urbanos no hacen más que crear desigualdad social“, afirmando que “esta gestión ha tomado como bandera la inclusión social, donde todos los ciudadanos de la ciudad tengan la oportunidad de participar de manera plena en la vida social, y así puedan disfrutar de un nivel de vida adecuado, lo cual con la creación de los Barrios Privados se vería cercenada”.

Además agregó que “entre los efectos sociales más negativos (de estos emprendimientos) se encuentra la segregación social que ellos generan, al constituir enclaves exclusivos que se aíslan de la ciudad y transforman barreras físicas en barreras sociales”. Añadió al respecto que “las puertas, barreras y dispositivos de seguridad, refuerzan la segregación social urbana y establecen claramente la división entre los de adentro y los de afuera”.

A su vez, aseguró que están buscando respuestas a un problema social muy grave como es la inseguridad y la violencia urbana, por lo que constituyen una solución que solo pocos privilegiados pueden conseguir. 

El intendente calificó a estos conjuntos urbanos “destinados a alojar a las clases media y media alta, son un reflejo fiel de la sociedad actual donde prima el individualismo por sobre la solidaridad y el bien común“, estableciéndose “una relación desigual al privatizarse el espacio público en beneficio de unos pocos”.






Comentarios