Gracias al cuidado de los alumnos de la escuela Agrotécnica N° 39, el animal fue atendido y pudo ser papá. 


Una sorpresa llegó a la escuela Agrotécnica N° 39 de Villa Urquiza, Entre Ríos, cuando los alumnos de la institución vieron nacer al potrillo de un caballo que estaba siendo cuidado por ellos mismos. 

Se trata de Serenito, un animal que había sido rescatado de la calle y hace pocas horas se convirtió en papá gracias al cuidado de los alumnos.

En diálogo con el diario UNO, el director de la escuela Pedro Daolio contó que la escuela y la asociación tradicionalista Legado para la Colonia, conformada por padres y alumnos del establecimiento, se inscribieron en el Registro Único de Cuidadores de Equinos de la Municipalidad de Paraná y en 2017 recibieron un macho y una hembra.

“Hace cuatro años, un grupo de alumnos formó una agrupación tradicionalista, teniendo en cuenta que Villa Urquiza es la primera Colonia Agrícola Militar del País definieron llamarla Legado de la Colonia. Lo que se inició como un espacio donde poder lucir las pilchas gauchas, aperos y lindos caballos fue mutando con el tiempo hacia algo más profundo, relacionado con conocer y aprender a querer a estos animales. Finalmente ésto último se convirtió en el principal objetivo”, explicó el ingeniero agrónomo.

Fue así que el año pasado gestionaron el pedido para cuidar a los animales rescatados y maltratados en las calles ya que en Paraná existe un programa mediante el cual se entregan motocarros a familias que estén dispuestos a intercambiarlo por sus caballos. El objetivo, rescatar a los equinos, mejorar su calidad de vida y terminar con la tracción a sangre.

Recibieron un macho y una hembra y se dedican voluntariamente al cuidado de los animales y como un actividad extra escolar. La potranca que nació hace unas horas es la primera cría de Serenito y Cielo que fueron rescatados de la calle. Ahora, hay otras dos yeguas preñadas.




Comentarios