Hablamos con el intendente de Chajarí Pedro Galimberti sobre como vienen atravesando este raro 2020 y como es gestionar en tiempos de pandemia. Al hablar de los comienzos de la crisis sanitaria recuerda: "Con el comité se comenzó trabajando ni bien apareció la emergencia sanitaria y se trabajó con cierta regularidad hasta junio y a partir de allí no hubo ningún tipo de reunión y cuando se comenzaron a disparar un poco los números hubo alguna que otra reunión. La verdad es que más allá de las posiciones que tenemos al momento de llevar adelante la cuestión sanitaria lo que nosotros hacemos es acompañar ya que lo que tiene que ver con la salud depende en principio exclusivamente de la provincia y respetamos las decisiones desde un primer momento de lo que es la autoridad sanitaria, la línea que baja Ministerio de Salud de Provincial. Hemos sido respetuoso de eso, más allá que muchas veces hemos tenido una actitud si se quiere crítica de cómo ir transitando la emergencia por Covid-19. Es ahí es en donde hemos tenido las mayores discrepancias", afirma el intendente.

Aquí es donde marca diferencia y dice que "al momento de tomar las decisiones lo que estamos en política también tenemos que tener en cuenta otros factores que no están necesariamente compuestos 100 por ciento a cuestiones de la salud. Si bien ésta es una cuestión importante y prioritaria también existen otro tipos de elementos que tenemos que tener en cuenta a la hora de tomar una decisión", dice Galimberti.

"Cuando se inicia la emergencia y el presidente decreta la cuarentena creo que si no fui el primero fui el segundo de los intendentes de la provincia que aplaudía la medida teniendo en consideración en donde estábamos parados. También es cierto que después del primer mes nosotros comenzamos a tener una idea de que había que ir examinando en diferentes actividades, otro tipo de aperturas. Es ahí tal vez que nos ganamos el mote de anti cuarentena, cosa que no es cierto ya que siempre hemos respetado la legislación tanto de Nación como de la Provincia".

Galimberti recuerda que al principio era Nación "la que que otorgaba diferentes las excepciones a la no posibilidad de trabajo y luego nación delegó en la provincia la posibilidad de establecer determinadas actividades permitidas y a su vez fue la provincia fue la que le dio a los municipios la posibilidad de tomar algunas definiciones". A esto nuestro entrevistado afirma que "siempre estuvimos en consonancia con ese andamiaje jurídico que bajaba nación provincia municipio, nunca nos excedimos. Lo que si somos un municipio que ha planteado diferentes alternativas para habilitar diferentes actividades presentando protocolos y solicitamos habilitaciones para trabajar". Mas adelante agrega: "En cuestión sanitaria la línea la baja la autoridad de la provincia, el ministerio de salud y específicamente el hospital zonal Santa Rosa, lo que si nosotros siempre tuvimos un criterio más laxo para ir habilitando".

A la hora de evaluar como se toman las decisiones desde el municipio reflexiona: "Los mismos técnicos epidemiólogos están aprendiendo y nosotros desde la política vamos tomando medidas en base de un termómetro social muy difícil de saber leer y obviamente uno puede cometer un error. La idea es hacer algunas aperturas en función del pedido de nuestra gente".

También habló del inminente comienzo de clases presenciales en departamentos de la provincia y dijo: "Con respecto a las escuelas la materia de la educación es exclusiva de la provincia. La percepción que tenemos es que hay un número importante de alumnos que quieren volver a la presencialidad. Creo que principalmente los alumnos que terminan sus ciclos están dispuestos a volver a clases presenciales. Advierto que es necesaria una forma de presencialidad, sobre todo para quienes no tienen algún tipo de conectividad o dificultades en la comprensión o el aprendizaje y creemos que sea al menos con algún tipo de tutorías. Sabemos que hay directivos o escuelas de nuestro departamento que están queriendo volver a la presencialidad, por ejemplo, no se puede imaginar que en escuelas agrotécnicas o las llamadas técnicas la práctica no esté presente. La educación virtual es una herramienta pero en ciertos tipos de instituciones es necesaria la práctica" dice al respecto de la vuelta a clases presenciales en algunas escuelas entrerrianas.

Y si bien Galimberti deja en claro que lo referido a salud y educación es un asunto de política provincial afirma que "un dirigente político tiene que estar no solo en cuestiones que son específicamente de su incumbencia sino que también en otros temas que afectan a los vecinos. Pueden parecer posiciones estrictamente políticas, pero tiene el interés de acercar soluciones a nuestros vecinos". Y completa su opinión al respecto: "La decisión que ha tomado la provincia de volver a clases presenciales en algunas escuelas es algo que debemos apoyar mas allá que estemos cerca de terminar el año lectivo".

Con respecto a la ayuda que se brinda a la actividad económica de la ciudad advierte: "veremos a fin de año como terminan nuestros números. Pero estimamos un 14 a 15% de menor recaudación. Esto ha sido una pequeña muestra de acompañamiento, sobre todo a nuestros comerciantes. Hoy la mayor parte de las actividades han vuelto a trabajar, algunas con normalidad y otras sabemos que están fuertemente golpeadas que tiene que ver con la industria del entretenimiento ó turismo. Estamos en una situación comprometida, muchos que trabajan en esas áreas la estan pasando mal.  Pensamos que el turismo o actividades de este tipo al principio será a nivel local para luego pasar a una instancia de participación de visitantes del departamento y por último llegar a tener visitantes de la provincia. Mientras tanto vamos a tener que acompañar a estas actividades con exenciones de tasas o similares porque este sector ha quedado totalmente golpeado. Hace 7 meses que no están trabajando"

Galimberti habla de gestión y aprendizaje y dice: "todos los días estamos aprendiendo algo nuevo, y desde el punto de vista de dirigentes y estando al frente del municipio debemos estar atendiendo nuevas situaciones que se van presentando. Aun con la reapertura de algunas actividades exige un trabajo de acompañamiento ayudar en las dudas y miedos que tienen quienes reinician". Con respecto a una evaluación de como va el año afirma "Ha sido un año desde el punto de vista del gobierno innovador, porque se ha tenido que ir dando soluciones sobre la marcha y de mucho intercambio con nuestros vecinos. No hay certezas como va ser el futuro. Así que seguimos aprendiendo y tratando de acomodarnos con ciertas certezas que vamos teniendo en el día a día"

Por último y refiriéndose a los vecinos de Chajarí se muestra agradecido ya que "una mayor parte de la gente le ha puesto ganas, porque hubo que llevar adelante un montón de conductas diarias" dice Galimberti.  Además hace un pedido a la gente: "Responsabilidad individual para construir conducta comunitaria. Pedimos acompañamiento sabiendo que es tedioso pero lo que va a venir va ser beneficioso para todos. Estamos atravesando una situación compleja y como le ha pasado a muchas localidades los casos se disparan un poco y nos obliga a ser más responsables".