La medida regirá por siete días. Quedan suspendidos bares, restaurantes, las salidas recreativas y de esparcimiento, las actividades físicas y deportes y el cierre de la Terminal de Ómnibus de la ciudad.


A raíz del incremento de casos de coronavirus de los últimos días en Paraná, el intendente Adán Bahl tomó la decisión de interrumpir las diferentes autorizaciones que regían en la ciudad.

La decisión fue tomada luego de mantener un encuentro con el COES local, con la Ministra de Salud de la provincia Sonia Velázquez, autoridades del Ministerio de Salud y representantes de las diferentes fuerzas del Estado. Durante la reunión se evaluó la situación epidemiológica en la capital provincial.​

En relación a la nueva disposición, el inminente manifiesto: “Atento a los últimos casos detectados en Paraná, hemos decidido que a partir de las 18 horas de este sábado quedan suspendidas -por el término de 7 días- las actividades en bares, restaurantes, las salidas recreativas y de esparcimiento, las actividades físicas y deportes y el cierre de la Terminal de Ómnibus de la ciudad “.

Reuniones familiares
Bahl especificó: “Nuestra recomendación como Municipio es que los vecinos de Paraná tomemos conciencia de la necesidad de no circular y evitemos los encuentros. En especial teniendo en cuenta que este domingo es el Día del Padre, debemos redoblar los esfuerzos para cuidar a los que más queremos ”. El intendente subrayó que “las reuniones sociales están prohibidas”.​




Comentarios