Tras conocerse hace unos días el rechazo de la justicia al pedido de la defensa de Nahir Galarza de obtener prisión domiciliaria; la joven condenada por el asesinato de Fernando Pastorizzo en 2017 vuelve a ser noticia. Esta vez por haber iniciado una huelga de hambre en la Unidad Penal N° 6 de Paraná donde cumple la condena a prisión perpetua.

Según se pudo saber, Nahir está molesta porque no la dejan recibir familiares, en especial el próximo lunes que es el cumpleaños de su padre. En el marco de la pandemia por coronavirus, están restringidas todas las visitas en las unidades panales del país, no obstante cuando le fue comunicado esto la joven de 21 años decidió no retirar la comida a modo de protesta.

Desde la Unidad Penal de la capital provincial informaron que solo Nahir está realizando esta protesta pacífica y que la población del penal en general está tranquila por lo que no se registra ningún otro problema.