En el primer día de la extensión de la cuarentena decretada por el Gobierno Nacional, en la ciudad de Paraná se vio un intenso movimiento en las calles que puso en alerta a la fuerza policial. A diferencia de otros días donde el acatamiento al aislamiento social, preventivo y obligatorio era notorio por parte de la población, en la jornada de miércoles se pudo ver a mucha gente circulando.

Ante esta situación, la Policía de Entre Ríos dispuso nuevos operativos para frenar y controlar la circulación de quienes no están autorizados para hacerlo durante el tiempo que dure la medida. 

El Jefe de la Departamental de Policía, Raúl Menescardi, en diálogo con Radio La Voz, indicó que "En el día de ayer tuvimos que modificar algunos dispositivos, para tratar que no se produzca el mismo transito". También mencionó que en relación a los operativos se trabaja con "dos móviles por comisaria más el personal de la brigada de motos del 911 si bien no son puestos fijos, pero sí se trabaja con los móviles".

En referencia a la situación general de aislamiento, Menescardi expresó: "Tenemos situaciones, de que algunos ciudadanos ante la presencia policial se altera y termina agrediendo verbalmente al oficial, pero es la minoría, la mayoría de las personas acatan la observación que se les hace".