Hace algunas semanas, una joven embarazada de Campo Grande fue hospitalizada tras una golpiza por parte de su pareja. Al momento de la denuncia, la misma confesó que el la habría obligado a que tomara pastillas abortivas con el fin de provocar la pérdida del bebé, lo cual sucedió.

Mediante un informe médico realizado en el SAMIC Oberá, se comprobó que la pérdida del feto que gestaba la víctima fue por la ingesta de medicamentos  y no producto de la golpiza. Por lo que el joven de 27 años fue imputado en las últimas horas por "lesiones agravadas por violencia de género, amenazas y aborto".

En una ampliación de indagatoria llevada a cabo recientemente, el juez de Instrucción 2 de la ciudad de Oberá, Horacio Alarcón, le notificó al sospechoso de la nueva imputación que pesa sobre el mismo. Como en la primera ocasión, el joven se abstuvo de declarar y seguirá detenido y a disposición de la Justicia.