El intendente de Oberá, Carlos Fernández, advirtió que en el verano habrá problemas con la provisión de agua potable en la comuna. "Habrá faltante de agua debido a la falta de lluvia, ya lo anticiparon los meteorólogos, lo que agudizará el problema, pues ya no damos abasto", reconoció.

Fernández apuntó que la ciudad comenzó a recibir familias de otras localidades lo que incrementa la necesidad del servicio. "Tenemos muchas familias que vienen de otros lados, pero también familias ensambladas, que se van ubicando al lado de los padres, o van buscando espacios anexos, pero a la vez necesitan lo esencial, el agua", analizó.

El jefe comunal explicó que los camiones municipales abastecen del vital líquido a más de 30 barrios, con más de 3 millones de litros de agua por mes. "Esto se va a agudizar aún más, porque la red no llega a todos y también requieren agua, sumado a los que no tienen red ni organización alguna de barrio. Tenemos que dar respuestas a estas problemáticas sociales, pero nos resulta imposible, solos. Es un problema gravísimo", puntualizó Fernández en El Aire de Integración.

El intendente destacó que ya comenzaron los trabajos de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá aunque aclaró que no será suficiente. "Se hicieron pozos perforados en Km 0, barrio escondido y otras zonas, pero no alcanza, el caudal de los mismos es acotado. En muchos lugares están ya en emergencia hídrica en la provincia", agregó.