Todavía con las secuelas por el ataque, reconocieron que se replantean la continuidad del negocio.


El matrimonio de Esteban Pacheco, de 42 años y Débora Welke, de 35, que fue noticia en la semana cuando fueron asaltados por dos ladrones que los despojaron del dinero que recaudaron en su negocio Pago Fácil, en Oberá, señalaron que es mucho el temor que les quedó como secuela del ataque y admitieron que están más cercanos a cerrar que continuar con el negocio.

“Pero las secuelas físicas son lo de menos. Estamos con mucho miedo, más para bajar las persianas que para seguir con este negocio. En el hospital, en un momento nos pusimos a charlar y fue feo pensar en lo que pudo haber pasado, sobre todo porque tenemos dos hijos chicos”, reflexionó Pacheco en una entrevista con El Territorio.

El pasado lunes, en horas del mediodía, la pareja salió del negocio, ubicado en Córdoba y Wilde, para llevar dinero a depositar en un banco local cuando fueron abordados por dos ladrones quienes los despojaron de una mochila con más de dos millones de pesos. Hasta el momento la policía no mostró avances en la investigación.

El hombre sufrió un corte en el hombro izquierdo durante el forcejeo con los ladrones y tuvieron que aplicarle once puntos de sutura. Además los dos terminaron con golpes y moretones en el cuerpo.

“Ya estaba por subir a la moto cuando vi que paró un coche al lado mío y un tipo con casco se bajó corriendo para mi lado, sin decir ni una palabra. Me prendí de la mochila, empezamos a forcejear y ahí me hincó con el cuchillo, pero primero no sentí nada”, recordó la víctima.




Comentarios