La Justicia rechazó el pedido de excarcelación de los policías acusados de corrupción por permitir beneficios para las detenidas de la seccional Segunda, de Oberá, a cambio de sexo. La fiscal Estela Silke consideró que dejarlos libres sería un riesgo puesto que al ser ambos funcionarios públicos podrían entorpecer la investigación. Su dictamen fue avalado por el juez de Instrucción 3, de San Vicente, Gerardo Casco, quien subroga al Juzgado de Instrucción 1 de Oberá.

En consecuencia, el sargento ayudante Juan M. y la agente femenina implicada seguirán tras las rejas mientras se investiga la presunta comisión de los delitos de cohecho, extorsión, incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso sexual en perjuicio de internas, informó El Territorio.

En tanto, tras el hallazgo de varios gramos de picadura de marihuana en el cofre de guardia del sargento ayudante, el Juzgado Federal de Oberá inició una causa paralela por infracción a la Ley de Estupefacientes. Al tratarse de un funcionario público, la tenencia ilegal de droga en su lugar de trabajo podría acarrearle una pena máxima de 15 años de cárcel.

En este contexto cobra relevancia el rechazo del pedido de excarcelación, sobre todo del policía, quien además es superior de varios efectivos que están a cargo de la custodia a las detenidas que dispararon la investigación del caso, lo que podría derivar en presiones que entorpezcan el proceso.