La Cooperativa Eléctrica de Oberá (CELO) llega a su asamblea anual el 11 de diciembre próximo con una deuda superior a los $ 180 millones, mientras negocia con Energía de Misiones (exEMSA) como ponerse al día con los pagos.

La asamblea de delegados se realizará en dos semanas y el titular de la CELO, Pedro Andersson, informó que se realizan gestiones para el pago de la deuda, cuya mayor parte es con la proveedora estatal de energía.

"Se están levantando todos los cheques otorgados, cuesta pero estamos en el camino correcto, a quien mas debemos es la empresa de energía provincial", contó Andersson a Aire de Integración.

"Ahora aportamos otro cheque por la deuda de septiembre y en mayo nos reuniremos a ver cuánto debemos de intereses a EMSA, que es lo que más nos preocupa", señaló.

La CELO según el directivo recauda unos $ 100 millones mensuales y con esos recursos están logrando equilibrar los números. Negó que la deuda fuera tres veces mayor, como se había rumoreado.

Andersson comentó que la provisión del agua es la correcta, pero que existe un problema con la distribución. "Si bien hacemos pequeñas obras de ampliación nos falta dinero para hacer nuevos proyectos", dijo.

En cuanto al barrio San Miguel señaló que la provisión está a cargo de la Municipalidad de Oberá que perforó 4 pozos.

Las obras mayores que proyecta la CELO en provisión de agua son las de Villa Kleiven y El Chachi. "Pero todo dependerá del dinero que podamos conseguir, porque eso no se hace con fondos de la Cooperativa, al menos no en su totalidad, pero la ciudad crece y es necesario ampliar",mencionó.