La vicepresidenta aseguró que realizó más de 40 viajes al exterior con la finalidad de atraer inversores. Estuvo acompañada del secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco y el de Culto, Alfredo Abriani.


Durante la jornada de ayer, la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, visitó la Capital del Monte en marco de un encuentro organizado especialmente orientado a los valores religiosos. Uno de los temas principales que se trató fue la interrupción voluntaria del embarazo.

Se realizó una reunión pastoral en la iglesia obereña ubicada sobre calle Berutti casi Chaco, donde dialogaron acerca del aborto. Allí manifestó que se autopercibe como “cristiana” e indicó además que “no me sé definir de otra manera que con esos valores”.

En esa línea Michetti habló sobre su postura y manifestó que el valor fundante es la vida y que la misma debe defenderse a partir de la concepción, lo que responde directamente a una postura tomada desde la religiosidad. En ese sentido añadió que “es importante que los pastores recen por la luz dentro de cada uno de nosotros”.

En lo que a su gestión respecta, afirmó que estamos en un momento “muy difícil” para hacer política y que por ello “debe mantenerse con la claridad de la palabra de Dios”. Michetti sostuvo que su gestión “no se conoce” porque es ella misma quien no se ha dedicado a difundirla, pero destacó asimismo a sus labores en cuanto a inclusión y generación de empleo.

Manifestó además que, al fin de su gestión, entregará “un Senado con todas sus cuentas en orden y con su presupuesto transparente”. Aseguró que han concretado un ahorro del 30 por ciento y que, además, tuvo la posibilidad de realizar 40 viajes internacionales durante tres años, todos ellos en busca de “abrir el mercado” para los productos argentino y atraer inversores a nuestro país.




Comentarios