El artista plástico Nicasio Díaz Llanos y vecinos de la localidad de Quequén, le enviaron una carta a la gobernadora bonaerense, Maria Eugenia Vidal.

Este es el texto de la nota:

Sra. Gobernadora: Me dirijo a usted con el mayor de los respetos y aprecio que este grupo de quequenenses siente por usted. Quiero poner en su conocimiento la situación que se presenta con sus subordinados desde hace dos años. Ud. Recordará cuando visitó Puerto Quequén y alguien del grupo de personas que se encontraban detrás del cordón le pedía varias veces en voz alta "Sra. Gobernadora" hasta que vio quien profería ese llamado. Acercándose amablemente, le hice entrega de una nota sobre el gravísimo problema de la erosión costera que aqueja a nuestra población, ante la indiferencia de los funcionarios de la Dirección de Hidráulica de nuestra provincia, tanto el Director Sr. Schneider, como el Ing. Schiarrone con asiento en la ciudad de Mar del Plata, responsables ambos de no escucharnos desde el año 2006. Es así, que llevaron a cabo una obra indebida y de cifras millonarias, en perjuicio de nuestras hermosas playas, ya la corriente arrastra la arena al canal. Como resultado, como ya se lo hemos informado debidamente al Sr. Schneider, es necesario el trabajo periódico de la draga.

Existen diversos estudios sobre nuestra costa, pero nos interesa particularmente mencionar el de la Dra. Paula Tristán, el Dr. Rubén Wainschenker y el Dr. Jorge Donn de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, quienes plasman es su investigación la necesidad de llevar a cabo obras para proteger la costa quequenense.

En mi reciente viaje por las provincias de Corrientes, Chaco, Formosa, y como invitado especial en Asunción del Paraguay al Intituto Superior de Bellas Artes y a la Universidad de Caacupé para dar una charla sobre los libros ñae-e-be y Varaduras y naufragios en el área de influencia de Puerto Quequén, así como en establecimientos de educación primaria para dar clases de pintura. Aquí me permito abrir un paréntesis para ponerla en conocimiento que debido a la función cultural y gratuita que se realiza en el museo que dirijo, he recibido en 2017 tres reconocimientos muy importantes, a los que se suman en 2018 el reconocimiento de la intendencia de Asunción del Paraguay y el del Ministerio de Defensa de la República Argentina.

Retomando el motivo de esta nota, en estos recorridos fui testigo con mucha sorpresa y tristeza, que en pequeñas ciudades ubicadas a orillas del Paraná han construido muy buenas escolleras para evitar la erosión del río, como las cuatro fuertes escolleras en Lavalle, o las dos escolleras de costoso materias y más de 100 metros construidas en Empedrado. Ante esto, no nos queda más que preguntarnos qué es lo que pasa con Quequén que nadie nos da respuestas como corresponde y nos hacen sentir como verdaderos esclavos.

Desde hace 50 años los quequenenses pedimos al menos la construcción de una escollera. Por el contrario, cometieron el error de tirar el sobrante de la extensión de la escollera de Necochea al pie del acantilado, lo que resultó en un absoluto fracaso.

Lamento que no haya sido posible después de dos años de pedido de audiencia (n° 1126) con Ud. Sra. Gobernadora, y siendo derivado al Sr. Julián Misuraca quien en todo este tiempo jamás ha querido escuchar nuestras razones expresando el costo de la llegada de la draga para extraer la arena que arrastra la corriente. El problema desde hace años se hubiera solucionado construyendo una escollera a la altura de la calle 541, viéndose beneficiada la población de Quequén por la llegada de miles de turistas, movilizados por la belleza de nuestras playas, al mismo tiempo que la provincia se vería favorecida con la reducción de trabajos de la draga.

Sra. Gobernadora le pedimos por favor que esta nota sea respondida.

No exageramos al decir que nos sentimos como esclavos de la ciudad de Necochea. Si nos concede solo una reunión, podemos explicarle claramente los muchos otros problemas que nos aquejan. Entre ellos, cómo nos roban millonarios recursos sin que veamos jamás retribución alguna.

Dios la acompañe en su labor.

Nicasio Díaz Llanos y vecinos de Quequén