Puerto Quequén avanza en el dragado a 50 pies, que posibilitará a la estación marítima minimizar al extremo el cierre de puerto por restricciones climáticas.


Comenzó a trabajar la draga de succión Afonso de Albuquerque, que la empresa Jan de Nul estrena en la terminal local. Se trata de la primera draga del mundo en cumplir con las normas medioambientales más estrictas, las Euro 5 y que ya está realizando labores para la profundización del canal que posibilitará la operación de buques de mayor tamaño y el aumento del aprovechamiento de sus bodegas, con el consecuente ahorro en el costo de transporte marítimo.

“Estamos muy contentos de estar a punto de empezar la obra que va a convertir a nuestro puerto en el más profundo del país, y orgullosos de poder hacerlo con las dragas más amigables con el medio ambiente a nivel mundial”, señaló el presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén Arturo Rojas y agregó que “todo lo que venimos anunciando durante la gestión se viene concretando en los hechos. No son solo palabras, sino que son realidades concretas”.

Con la expectativa del arribo de la draga cortadora previsto para el 3 de junio, el Dr. Rojas auguró que “esta es una obra pública que va a marcar un antes y un después para nuestro puerto y para toda la región, pensando en la radicación de empresas, en la ampliación del hinterland y en ser más competitivos, para que todo esto genere más trabajo”.

En ese sentido, el Gerente General del Ente Portuario, Oscar Morán, afirmó que “este es un salto de calidad en materia competitiva en comparación con los puertos vecinos, mejorando la comercialización a través de una reducción de costos permanente”.

Centrada en la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente, la draga de succión por arrastre, Afonso de Albuquerque, especializada en suelos blandos y sueltos, con una eslora de 89,3 metros y una manga de 22 metros, con 3500 metros cúbicos de capacidad hasta una profundidad de 27,6 metros.

El Ing. Marcelo Persichini, autoridad de la empresa belga Jan de Nul, “es una draga cero kilómetro, que se va a estrenar en Puerto Quequén, con la última tecnología disponible en dragado de succión por arrastre. Va a trabajar en conjunto con la draga cortadora IBN Battuta, pronta a arribar”.

También se encuentra trabajando la draga de inyección DN 28, que comenzó sus tareas complementarias de dragado a pie de muelle.

Este equipo de última generación se terminó de construir semanas atrás en los astilleros Keppel Singmarine de Nantong, China, convirtiéndose en la primera del planeta que cuenta con un sistema de filtrado de gases que logra una reducción certificada del 99% de las partículas residuales de la combustión.

Esta draga de succión cuenta un sistema de propulsión eléctrico-diésel, potenciado con un sistema de filtrado que califica como embarcación de emisiones “ultra bajas”, cumpliendo de manera anticipada con las normas de la Organización Marítima Internacional (OMI) y con la norma Euro V (apunta a la eliminación de las partículas de desecho de los motores diésel).

Avanzadas las tareas de remoción del material blando a cargo de la draga Kaishuu, y ante el arribo de la draga Afonso de Albuquerque para trabajar en conjunto con la DN28, ya comenzó su movilización hacia Puerto Quequén desde Guayaquil (Ecuador), la draga Ibn Battuta, una de las dragas cortadoras más potentes del mundo.




Comentarios