Unos 90 estudiantes de la carrera de Medicina de la Universidad de Mendoza realizan las prácticas de servicio presenciales antes de insertarse en el mundo médico profesional en el vacunatorio de la ex Dinaf.

//Mirá también: Coronavirus en Mendoza: los casos subieron 10% la última semana

Junto a la Municipalidad de Godoy Cruz y la coordinadora de responsabilidad social de dicha universidad, Graciela Jalaf, facilitaron la movida para que los jóvenes realicen el voluntariado.

El stand de atención está ubicado en la ex Dinaf, donde los godoicruceños acuden a vacunarse diariamente contra el Covid 19. Participan 90 estudiantes, desde 1º hasta 5º año de la carrera, desde el 23 de junio.

Por los protocolos sanitarios fueron divididos en grupos reducidos y hasta el momento han atendido a más de 200 personas, y seguirán allí hasta el 8 de julio.

Objetivo del voluntariado

La organizadora del voluntariado, Valentina Quatroppani, explicó que “Una vez que la persona ingresa, le preguntamos cómo está y le solicitamos los datos para la ficha clínica. Luego, se le toma la presión, la saturación del oxígeno y las pulsaciones por minuto. Por último, los interrogamos para saber si tienen alguna patología de base. En el caso de que los resultados den elevados o haya algo que no sea normal, se le recomienda ir a su médico. Finalmente, brindamos un folleto con consejos saludables” detalló la joven.

“Significa mucho para los y las estudiantes. Debido al contexto de pandemia, tuvimos el cursado solo de manera virtual. Entonces, esta es una gran oportunidad para todos los chicos y chicas que no hemos podido ir a las aulas”. En ese sentido, Valentina consideró que es una linda experiencia. “Del mismo modo que me motiva a seguir estudiando, me acerca a mi futura profesión”, dijo. Es por ello que se siente satisfecha de haber aconsejado a personas que tal vez no visitan un médico regularmente.

//Mirá también: Operativo de vacunación antigripal para embarazadas y niños de riesgo

Por su parte, otra de las participantes del voluntariado dio su impresión. Marcela Riveros comentó que los estudiantes de 1º y 2º año vuelven a sus casas satisfechos y entusiasmados por ayudar a las personas que asisten. Dijo que “me siento muy agradecida con el personal del municipio, y en especial con bioservicio, que brindó materiales como oxímetros y tensiómetros”. Del voluntariado se lleva grandes aprendizajes y amistades. También la gratificación de ayudar tanto a los vecinos como a los alumnos y alumnas de los primeros años de la carrera.

Mientras tanto Francisca, voluntaria y vecina de Godoy Cruz, calificó a la experiencia como muy enriquecedora. “Brindamos un servicio a la comunidad y es una gran oportunidad para acercarse a los pacientes y escuchar sus preocupaciones” explicó.