Un proyecto de ley en la que se solicita una serie de beneficios fiscales y sociales tendientes a las empresas no esenciales que se verán afectadas por estos nueve días de estrictas restricciones presentó el diputado nacional de Mendoza y de Juntos por el Cambio, Federico Zamarbide.

//Mirá también: El sector gastronómico de Mendoza le pidió al presidente algunas medidas

Los principales pedidos de la norma prentada ante el Congreso Nacional son la eximición de cargas y aportes patronales, un prorrateo de los vencimientos de IVA y Ganancias para mayo y junio y la reactivación del ATP.

También el legislador de San Rafael, solicitó en la iniciativa que cualquier empresa que lo necesite puede acceder a un sistema de créditos a Tasa Cero, justamente por lo afectadas que se encuentran tanto por este nuevo cierre como por la extensa cuarentena de 2020.

Zamarbide remarcó que “Solicitamos que esta propuesta legislativa sea tratada de manera urgente en el Congreso de la Nación, para que así se brinde una resolución positiva a nuestros emprendedores. Se trata de un sector que viene golpeado y que se encuentra en una situación económica y financiera deplorable. Por un lado, por la pandemia y, por otro, por la desmedida carga impositiva que este Gobierno ha impuesto sobre ellos”, agregando que de esta manera podrán hacer frente a esta difícil situación.

//Mirá también: La Justicia suspendió los plazos procesales del 26, 27 y 28 de mayo

Entre los argumentos del proyecto, el legislador señala que las ventas actuales y los servicios consumidos por la sociedad ya son sumamente bajos respecto a los niveles normales que las MiPyMES venían trabajando. Por ello, según su análisis, este nuevo confinamiento las pone en jaque a niveles mucho más riesgosos que los de 2020.

Finalmente el legislador señaló que “Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) las PyMes movilizan el 70% del empleo privado del país y, tras el impacto de la primera cuarentena en 2020, registraron ‘un cierre masivo de comercios que alcanzó a un 15.6% de los locales del país’, porcentaje que representa a más de 90 mil comercios que cerraron sus puertas en apenas 14 meses, desde marzo de 2020. Entre quienes subsistieron, por otro lado, gran parte de los sectores se vieron terriblemente afectados y ya no tienen margen para reconvertirse ni mantener la actividad”.