El Paso Internacional Cristo Redentor, que une Chile con Argentina a través de Mendoza, está abierto pero con limitaciones. Así lo anunció el gobierno nacional, una medida para frenar el ingreso de extranjeros al país, debido al aumento de casos de los últimos días.

Según se anunció, a través de los pasos terrestres habilitados se permitirá únicamente el ingreso de argentinos o residentes que salieron del país antes del 25 de diciembre de 2020. Los que hayan salido del país con posterioridad  a esa fecha deberán ingresar a través de los aeropuertos habilitados a tal fin, exclusivamente. En todos los casos deberán contar con el requisito de PCR negativo y realizar cuarentena obligatoria de 7 días.

Eso quiere decir que los mendocinos o los chilenos que residen en la provincia y fueron a pasar las fiestas a Chile podrán regresar pero condicionados por estas restricciones.

Así, quienes hayan salido del país después del 25 de diciembre no tienen otra opción que hacerlo por aire, presentar un test de PCR negativo y la realización de una cuarentena obligatoria de 7 días. Para las personas que se hayan visto imposibilitadas de realizar el test de PCR negativo con 72 horas de antelación, podrán realizar un análisis a su arribo a Ezeiza.

Todo esto comenzará a regir a partir de este sábado 9 de enero y la medida se extenderá hasta el 31 de enero inclusive.