Luego de Semana Santa la empresa adjudicataria de la obra Variante Palmira, comenzó a reducir la plantilla de personal que tenía en obra. Esto hizo suponer a una posible paralización de los trabajos. El jefe del 4° Distrito del organismo nacional, Guillermo Amstutz tuvo que hacerse cargo de la situación.

//Mirá también: Ofrecen mil cupos gratuitos para formar programadores

“Es un tema que nos ha tomado muy por sorpresa porque no tuvimos ninguna notificación por parte de la empresa. Hicimos un emplazamiento para realizar los trabajos sin tener respuesta concreta”, indicó el funcionario a Los Andes.

Amstuz recordó que “luego de Semana Santa pasaron de 500 a 200 empleados, después a 70 y desde este lunes quedó sólo la vigilancia y descartó que los motivos hayan sido por falta de pagos porque “están al día” y si bien “hay reclamos pendientes” son “con instancias económicas existentes previas al cambio de Gobierno pero que no son motivo de paralizaciones”.

Desde Vialidad Nacional estudian los pasos a seguir y no proceder “sólo con notas de servicio”, dijo el jefe del 4to Distrito apuntando a un acuerdo.

El ex intendente de Las Heras estimó que una de las posibilidades es judicializar el conflicto, sin embargo esta será la última alternativa según pudo saber Los Andes. Quienes conocen del tema aseguran que este tipo de litigios en tribunales demoran la obra más de la cuenta porque hasta que no haya resolución, no se puede volver a licitar.

En estos momentos la intención es negociar con la empresa para tratar de retomar la ejecución de la obra y si no comenzar a realizar los trámites administrativos para un nuevo llamado a licitación.

Millonaria obra

Cabe destacar que en su visita a la provincia en febrero el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, había recorrido la obra que es considerada como la más importante en términos viales de este año y que estaba al 50% de avance al momento del parate.

//Mirá también: DGE: comienzan las inscripciones para las mesas de secundaria

El camino entre la ruta 7 a la altura de San Roque y Agrelo son 36,5 kilómetros y la inversión total será de $5.962 millones.

Tal como informó la Nación, la obra beneficiará a 70.000 usuarios y “permitirá separar el tránsito particular del transporte de carga que circula desde y hacia Chile a través del Paso Internacional Cristo Redentor. Además, suma una nueva conexión con la Ruta Nacional 40 en lo que se conoce como Ruta del Vino”. Fuente Los Andes