Lo que parecía una utopía está a día de cumplirse: el inolvidable 2020 está a días de llegar a su fin. De hecho, este sábado y domingo serán el último fin de semana del año. Y, en cuanto a condiciones atmosféricas, se espera que ambos días tengan características similares: altas temperaturas, condiciones de inestabilidad y sofocantes, y probabilidades de intensas lluvias.

De acuerdo al pronóstico de la dirección de Contingencias Climáticas de Mendoza, para este sábado se espera una jornada calurosa, con nubosidad variable y probabilidades de lluvias y hasta tormentas aisladas. La máxima prevista es de 35°, mientras que la mínima se espera que ronde los 21°.

Al igual que durante toda la jornada navideña, se espera que el cielo también evidencie esa inestabilidad, con nubosidad variable y vientos moderados del noreste. En ese sentido, recomendaron a la ciudadanía especial atención por las crecidas de cauces y arroyos.

En tanto, para el domingo se esperan condiciones prácticamente idénticas: nubosidad variable, lluvias y tormentas aisladas, también vientos moderados del noreste y una máxima de 36°; un poco más alta a la de hoy. En tanto, la mínima pronosticada para el domingo también es de 22°.