El consumo desmedido de alcohol tanto de jóvenes como adolescentes es algo que preocupa desde hace varios años y es una problemática que va en aumento. Según especialistas, hay falta de información y de toma de consciencia sobre los efectos y daños para la salud en el corto y largo plazo.

//Mirá también: Un bar de San Carlos regalará bebidas sin alcohol al conductor designado

Según el ranking de consumo anual de alcohol de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Argentina es el país de Sudamérica que registra más consumo de alcohol per cápita. Y está entre los tres primeros de América, superado por Canadá y Estados Unidos.

Pero lo que es importante resaltar es que lo que ha ido cambiando con el tiempo es la modalidad de consumo. “Ha pasado a ser lo que se conoce como consumo episódico excesivo o por atracones”, comentó presidente de la Asociación Argentina de Toxicología, Aldo Sergio Saracco, y resaltó que es “altamente peligrosa para la salud”.

E hizo hincapié en los riesgos porque este tipo de consumo genera mayor dependencia al alcohol, es decir que hay mayores probabilidades de que termine en un alcoholismo. Además, esta modalidad genera más rápidamente daños a nivel cerebral, cognitivo, y en el hígado. Y en las mujeres aumenta el riesgo de sufrir cáncer de mama.

En Argentina, el 67,3% de los jóvenes de 13 a 17 años toma 2 o más tragos de alcohol cada vez que lo hizo en el último mes. Es decir que más de la mitad consume 5 Unidad de Bebida Estándar de alcohol en intervalos de 2 horas, los fines de semana. Entendiendo que la medida estándar son entre 10 y 12 gramos de alcohol en 100 mililitros.

Por lo que una copa de vino de 100 ml, 330 ml de cerveza o 30ml de fernet puro, equivalen a una medida estándar y es la misma cantidad de alcohol.

consumo de alcohol en Mendoza.

Y Mendoza no le escapa a esta realidad. Una encuesta sobre la percepción de riesgo realizada por el Observatorio de Salud Pública y Problemática de Consumo de la Universidad Nacional de Cuyo, lanzó que es “muy baja en estudiantes del secundario y universitarios”.

Esto quiere decir que no miden riesgos a la hora de conducir en estado de ebriedad o de subir al auto con una persona al volante que bebió demás, entre otros ejemplos.

El 71% de los alumnos de colegios secundarios encuestados (menores de 18 años) respondió que ya había consumido alcohol, lo que coincide con los datos nacionales.

En tanto que estudiantes universitarios, de primero a quinto año: el 71,7% estuvo en estado de ebriedad, el 80, 1% condujo borracho y un porcentaje por arriba del 70% tuvo peleas físicas debido al consumo de alcohol. En tanto que un 3,8% tuvo blackout o pérdida de conocimiento, es decir que no recuerda qué pasó.

consumo de alcohol en Mendoza.
consumo de alcohol en Mendoza.
consumo de alcohol en Mendoza.

Efecto del consumo de alcohol en jóvenes y adolescentes

Saracco asegura que hay un desconocimiento y falta de información en jóvenes y adolescentes sobre los problemas y efectos del consumo de alcohol desmedido, principalmente en los chicos que aún están en edad de desarrollo, como los menores de 18 años.

El alcohol es una sustancia psicoactiva, por lo que una vez que ingresa al organismo produce cambios en el funcionamiento del sistema nervioso central y puede crear adicción física, psicológica o ambas.

Jóvenes abusan del consumo de alcohol.

A largo plazo, el consumo de alcohol daña las células cerebrales provocando trastornos de la memoria, en el juicio y en el pensamiento.

En grandes y chicos el abuso de este tipo de sustancias genera trastornos de conducta social, trastornos mentales y del comportamiento; y conductas sexuales de riesgo.

En tanto que en los chicos en edad escolar, el consumo de alcohol reduce el rendimiento escolar y está asociado a actos de violencia y suicidio. Además, están expuestos a otros trastornos que produce el consumo de alcohol y que pueden ser irreversibles tales como la depresión, la ansiedad y la baja autoestima.

La pandemia y el consumo de alcohol

Los datos anteriormente expuestos, tanto a nivel nacional como provincial, corresponden al 2019. Sin embargo, los especialistas consideran que en 2020 y en lo que va del 2021 estos números podrían haber aumentado por el contexto de pandemia.

//Mirá también: Las multas por conducir alcoholizado van de 66 mil a 198 mil pesos

“La pandemia generó cuadros de angustia, depresión, incertidumbre o ansiedad y el alcohol u otras sustancias psicoactivas hacen sentir que esta sintomatología desaparece. Pero es un arma de doble filo, porque la persona se siente mejor, pero no está actuando sobre la causa de base que debería ser abordada profesionalmente”, explicó el magíster en toxicología.