Muchos tienen el sueño de poder viajar y conocer el país, de alguna forma poco tradicional. Los que ya han hecho la locura, dicen que no es muy difícil, solo cuesta animarse. Pero una pareja tucumana lo logró y recorre el país en un fitito de los 70, llegó a Mendoza y cuenta su experiencia.

Ellos son Pablo Tunnuré y Noemí Peréz Omodeo, los dos tucumanos. Él es contador y ella es cosmetóloga y maquilladora independiente, y juntos decidieron hacer de sus vacaciones algo totalmente diferente a lo que habían hecho antes.

Debido a que durante la pandemia no pudieron tomarse tiempo por sus trabajos, decidieron hacer sus vacaciones de un viaje sin igual arriba de su fitito. La idea inicial es recorrer toda la Argentina y conocer desde Ushuaia hasta La Quiaca.

Su Fiat 600 del 79`, que ellos bautizaron como "Coco".

La unión del amor por los autos y los viajes

Tanto Pablo como Noemí son personas aventureras. Pablo tiene una pasión por los autos y hasta viene de una familia fierrera, por lo que su auto de elección es un Fiat 600 rojo de 1979. Noemí disfruta de la naturaleza y de alguna manera lograron fusionar sus dos pasiones en los viajes.

“Siempre nos gustó viajar asique cada vez que podemos, aprovechamos y nos damos una escapada en el Fito”, contó la pareja a Vía Mendoza.

La pareja festejando que llegaron a "la mítica ruta 40", uno de los objetivos de su viaje.

Para poder emprender este viaje, la pareja se tomó todos los días de vacaciones que tenían acumulados y lograron juntar 40 días. Durante un largo tiempo ahorraron dinero y luego se pusieron a organizar este viaje “a modo vacaciones”.

La idea era hacer la aventura que siempre soñaron arriba de su fitito. “No sabíamos si empezar por el norte o por el sur, asique decidimos ir hasta Buenos Aires, hacer la ruta 3 hasta Ushuaia y hacer la ruta 40 hasta La Quiaca”, explicaron.

Pablo y Noemí junto a su auto, que les permitió recorrer gran parte de Argentina.

Hasta el momento, lograron recorrer la mitad del país, llegando hasta Ushuaia a través de la costa y después subiendo por el lado de la montaña.

Así conocieron a Puerto Madryn, Puerto San Julián, Calafate, Bariloche y muchos más lugares, hasta que finalmente llegaron a Mendoza, donde actualmente se encuentran.

“Nos sorprendimos por los paisajes, el cariño de la gente y todo lo que nuestro país tiene para ofrecernos. ¡Somos tremendo país! Nos fue hermoso porque no tuvimos muchos inconvenientes con el auto y simplemente estamos disfrutando muchísimo”, expresaron Pablo y Noemí.

Su paso por Mendoza

Pablo y Noemí en Mendoza.

Este no es la primera vez que la pareja visita Mendoza, pero durante este paso por la provincia, pudieron conocerla con otros ojos. Justo su viaje por la tierra mendocina coincidió con otra personalidad viajera, a la que ellos admiran.

Conocimos también una familia increíble en Tupungato, que siempre recibe viajeros. La verdad que la pasamos muy bien porque nos llevaron a recorrer el departamento, que no conocíamos y nos encantó. ¡Hasta cosechamos cerezas!”, detalló la pareja.

En su paso por la provincia mendocina, una familia de Tupungato los llevó a conocer la viña y hasta cosecharon cerezas.

Esta sí fue la primera vez que la pareja decidió emprender un viaje de esta envergadura, y la linda experiencia que están viviendo los anima a planificar más viajes arriba de Coco, su fitito. Como se quedaron sin días de vacaciones, para Semana Santa tienen pensando seguir hasta La Quiaca.

Luego, planean conocer El Litoral y “quien dice en un futuro volver a hacer este mismo viaje en un sentido inverso”. Pueden seguir la aventura de la Pablo y Noemí a través de su Instagram, Los Viajes de Coco.