En películas, series y hasta obras literarias del Hemisferio Norte (principalmente, de Estados Unidos) es moneda corriente encontrar “blancas Navidades”; con calles y paisajes urbanos cubiertos de nieve. Y también eneros de tormentas y temporales de nieve; después de todo, es lo lógico y esperable para una parte del mundo en la que entre diciembre y marzo se está en invierno.

En Las Cuevas, la ruta está cortada por la acumulación de nieve. Foto: Gendarmería Nacional.

Pero en Mendoza, donde hasta el fin de semana pasado la constante era una ola de calor con temperaturas por encima a los 35° y donde el verano se caracteriza por el calor y la sequía; la postal de un sábado 30 de enero con paisajes cubiertos de nieve y localidades con calles y rutas cerradas por esta situación resulta llamativa.

Desde Gendarmería Nacional compartieron fotos del peaje en Las Cuevas (Alta Montaña), donde la postal tranquilamente podría ser de junio o julio; con la calzada cubierta de nieve y todo alrededor pintado de un atípico e imponente blanco para enero. Mientras que, en Potrerillos, la niebla y la lluvia acompañan a la mañana jornada sabatina.

Potrerillos también amaneció con un sábado fresco, lluvioso y con niebla. Foto: Facebook Fans de Potrerillos. Mendoza, Argentina.

Sin embargo, y más allá de lo llamativo que pueda asomar la situación a priori; no es algo totalmente atípico ni inédito para enero en estos parajes de Alta Montaña. “Es habitual alguna tormenta de verano con algo de nieve, el chofer del micro de línea nos dijo que entre Cortaderas y Polvaredas hay caída de rocas”, destacó a Vía Mendoza, Mario González, un hombre que ha vivido gran parte de su vida en la cordillera mendocina, y que actualmente está en Penitentes. “En el 2000 nevó entre 20 y 30 centímetros todos los días de enero en Plaza de Mulas. A punto tal que desde allí tenían que salir con los grampones puestos”, rememoró.

Se cumplió el pronóstico

El pronóstico del tiempo para este sábado adelantaba -además de una jornada fresca, nublada y lluviosa en el llano- una probabilidad de precipitaciones níveas en las zonas cordilleranas. Incluso, desde el Servicio Meteorológico Nacional habían emitido una Alerta Amarilla por nevadas.

Por lo que, con estas postales (que, más allá de no ser 100% atípicas, no dejan de llamar la atención); podemos confirmar que el pronóstico se cumplió.