El cambio climático mundial se comienza a reflejar en toda la provincia, este invierno se registro un notable descenso de las nevadas durante el invierno. Esto traerá como consecuencia que este verano el agua para uso de riego escaseará en Mendoza.

//Mira también Procrear II: se abrió la inscripción en 6 departamentos de la provincia

La contaminación que generamos en el mundo logró que la situación ambiental sea irreversible. En Mendoza se registraron pocas nevadas durante este invierno una situación similar se presentó en el 2018 y 2019 en la provincia.

La situación es crítica para las fincas de la provincia y para el sector agrícola que necesitan de ese elemento para su correcto funcionamiento. Para el consumo de los mendocinos, el agua potable, está garantizada.

La crisis hídrica en la provincia está presente desde hace diez años según datos del Departamento General de Irrigación. Durante febrero se presentó un mínimo alivio en la provincia gracias a las intensas lluvias registradas ese mes.

//Mira también Joven colla maipucina explica la importancia de visibilizar a los pueblos originarios

La crisis climática puede producir grandes inundaciones en todo el mundo.STR | AFP

Desde el departamento advierten que la provincia se prepara para acumular la mitad de agua que históricamente se obtenía del deshielo.

Por el momento se estima que el medida que tomará la provincia será la de desembalsar estratégicamente. Para ello, se tendrá en cuenta que los caudales aporten al río en los siguientes meses, que se controle el nivel con que está el embalse en cada momento y se verifique cuáles son las zonas en las que hay que cubrir aguas abajo.

Inicialmente la medida se tomará en octubre y se realizará un seguimiento y control permanente, a lo largo de toda la temporada.

Crisis climática mundial

Desde las Naciones Unidas anunciaron “alerta roja” para toda la humanidad. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático advirtió sobre que el aumento de 1,5 grados centígrados que sufrirá la Tierra se adelantó a 2030.

La situación es preocupante ya que provocará catástrofes en mares como subidas del nivel del mar de dos metros, temperaturas más altas, generando olas de calor, y más bajas en el planeta. Este cambio climático podría generar grandes inundaciones en diferentes partes del mundo.