Un jurado popular condenó este jueves por la tarde a los tres acusados que tenía el crimen del carpintero Juan Carlos Moya (62), hecho ocurrido durante un asalto en Guaymallén en 2017. Rechazaron la calificación de la fiscalía y fallaron por “homicidio en ocasión de robo” por lo que zafaron de la perpetua y recibieron penas superiores a 20 años.

//Mirá también: Incendio intencional destruyó depósito de la comuna de Guaymallén

Francisco Agüero (49), Lucas Villanueva (40) y Diego Vildoza (44) fueron encontrados culpables de un homicidio en ocasión de robo, delito que prevé de 10 a 25 años de cárcel. El primer mencionado en calidad de autor material -quien le disparó a la víctima- y los dos restantes como partícipes primarios.

De esta manera evitaron la perpetua como pena única del homicidio criminis causa, calificación que les endilgó la fiscalía durante toda la investigación, según publicó Los Andes.

Tras el veredicto del jurado popular integrado por 12 ciudadanos, el juez Gonzalo Guiñazú dispuso 23 años de cárcel para Agüero y 22 para Villanueva y Vildoza.

Juan Carlos Moya fue asesinado a tiros el 4 de noviembre del 2017, en su casa de Calle Gutenberg de Villa Nueva cuando dos delincuentes ingresaron bajo la excusa de consultar por un trabajo de carpintería, cuando en realidad iban por $20.000 que el hombre había cobrado.

//Mirá también: Rescataron a una mujer que se fracturó una pierna en Las Cuevas

El carpintero se resistió al robo y le efectuaron un disparo en el pecho y otro en una pierna, lesiones que acabaron con su vida instantes después. Según los pesquisas, en la escena estuvieron Agüero y Miguel Ángel Donoso -prófugo que nunca fue detenido- y afuera esperaban para escapar en un auto Vildoza y Villanueva.

Todos se fugaron del lugar del hecho en un Ford Fiesta, sin robar nada de la vivienda de Moya.