Para muchas personas, perder una extremidad significa tener su vida condenada a la depresión y el autodesprecio. Augusto y Agustín decidieron utilizar ese momento en sus vidas para dar un giro de 360º y hasta se dieron cuenta que con su historia pueden motivar a otros.

// Mira también: Red Inclusión: la organización que busca reunir los grupos solidarios de Mendoza

Augusto Alonso y Agustín Guillot son dos jóvenes mendocinos que vivieron la desgracia de perder una extremidad, uno por enfermedad y otro por un accidente. Sus piernas amputadas fue lo que los unió y los convirtió en amigos muy unidos.

Juntos comenzaron Motivados, un proyecto que buscar inspirar a otras personas que les tocó vivir por la misma situación.

Motivados

Augusto llevaba 8 años amputado cuando en el 2012 recibió la llamada de una amiga, quien le pedía ayuda con su hermano que perdió su pierna a causa de un accidente. Augusto acudió al pedido y fue a visitar al hermano de su amiga al hospital.

Ese joven era Agustín y desde ese momento los dos se convirtieron en amigos. Encontraron que compartir con alguien que vivió lo mismo que uno, les ayudó a superar el perder una extremidad.

Los dos jóvenes brindan talleres motivacionales, utilizando sus vidas de ejemplo.Gentileza.

Dos años más tarde, Augusto y Agustín se encontraron trabajando juntos, lo que les posibilitó realizar más actividades juntos. Durante sus viajes y momentos deportivos, iba naciendo Motivados. “Primero generamos el espacio dentro del ámbito laboral, de charlas motivacionales”, expresó Augusto a Vía Mendoza.

“Surge de la amistad que tenemos con Agustín y las ganas que tenemos de compartir estas experiencias con personas que pasan por la misma situación”, dijo el mendocino.

Con el tiempo, los jóvenes se independizaron y decidieron expandir sus charlas a mayor público, creando lo que hoy es Motivados. “La idea de dar las charlas es el hecho de como mi historia, mi experiencia de vida puede ayudar a otra personas”, contó el joven.

Actualmente los dos jóvenes llevan sus charlas motivacionales a quienes lo piden, adecuando sus palabras al público al que se dirigen. Augusto contaba que ese mismo día estaban organizando visitar una escuela y una empresa coworking, dos grupos de destinatarios totalmente diferentes.

Su ejemplo es su mayor testimonio

Augusto y Agustín dan estas charlas motivacionales porque no dejaron que sus piernas amputadas los detuviera en la vida que ellos querían vivir y anhelan que las personas que hayan vivido por lo mismo logren alcanzar esa superación.

Los dos tienen sus trabajos, ligados al deporte y turismo, y completaron sus estudios universitarios. Además constantemente están realizando actividades deportivas. Agustín es guía de montaña y en muchas oportunidades organiza salidas a la montaña para realizar trekking.

Por su parte, Augusto es jugador de fútbol, parte de el equipo Los Cóndores, quienes han participado del seleccionado nacional. Juntos los dos jóvenes comparten las bicicleteadas por la montaña.

Los dos jóvenes comparten las salidas en bicicleta a la montaña juntos.Gentileza.

Ellos aseguran que su amor al deporte atrae bastante repercusión a quienes son. “Lo hacemos porque es algo que nos sale, no tanto buscando un fin. Si tiene el plus que muchas personas, quizás al vernos hacer deportes con una pierna o con prótesis, les ayude”, expresó Augusto.

Además, los chicos declaran que el deporte, en especial el montañez, es algo que une. “Agustín siempre dice que no importa la situación económica de cada uno, no importa la condición social, en esos momentos somos todos iguales”, contó Augusto.

Dos jóvenes a disposición

Lo que motiva a Augusto y Agustín es la posibilidad de ayudar a otras personas. “Para nosotros es sumamente enriquecedor que te cuenten sus situaciones personales”, expresó Augusto.

Su espacio está apuntado a ayudar a las personas que estén atravesando por la misma situación que a ellos les tocó vivir. “Es muy lindo saber que sirve y que ayuda lo que hacemos”, comentó emotivamente el joven.

A través de su página de Instagram, uno puede estar al tanto de las charlas y actividades que los chicos realizan. También se pueden comunicar con ellos en caso de necesitar ayuda. “Que sepan que hay dos personas que tienen la predisposición para poder ayudarlos y darles una mano”, concluyó Augusto.

// Mira también: Jóvenes mendocinos formarán parte de encuentros virtuales con mirada inclusiva

Las charlas siempre tienen el objetivo de generar un impacto positivo en las vidas de las personas que están escuchando.Gentileza.