Dos operadores del ex COSE (Centro de Orientación Socio Educativa) fallecieron de Covid-19 luego de haber sido contacto estrecho con dos jóvenes internos que habían contraído la enfermedad, denunció en un comunicado la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros). Por lo que exigieron al Gobierno de Mendoza la vacunación de todos los esenciales de salud.

//Mirá también: Vacuna COVID-19 en Mendoza: el domingo inocularán a mayores de 35 con comorbilidades

Desde el gremio también reclamaron que a los empleados que participan de los operativos con jóvenes en situaciones de vulnerabilidad se les niegan la licencia por razones de servicio, aduciendo que no hay más personal para cubrir estas tareas.

Según dice el comunicado de Ampros, el director del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil, ex COSE, Arturo Piracés, reconoció a los medios de prensa que “pasaron la lista de los 382 trabajadores que son parte del personal, para que accedan a la vacunación quienes están en contacto con dicha población juvenil. Tenemos muchos trabajadores que están con licencia por presentar comorbilidades o factores de riesgo”.

“Los profesionales que por sus medios se inscribieron para ser vacunados por diferentes patologías, han logrado acceder a la vacuna, pero no porque el organismo los haya inoculado. Pero hay operadores, administrativos, técnicos y licenciados en niñez, que aún no reciben ni una dosis, como así profesionales menores de 30 años que aún no han sido vacunados, ya que para las áreas de Desarrollo Social no se implementó un operativo masivo de vacunación, aunque son profesionales de la salud”, manifestó la secretaria adjunta del gremio, Claudia Iturbe.

Por su parte, la licenciada Beatriz Zanini, vocal de Ampros agregó: “La situación es similar en los ETI (Equipo Técnico Inter Disciplinario ex OALES), cuyo personal también se vacunó en los llamados que Salud implementó, pero no porque se haya vacunado a todo el personal que se desempeña en los ETI de la provincia. Cabe destacar que los empleados atienden directamente a la población vulnerable, también asisten a domicilios y se exponen a posibles contagios sin los elementos de bioseguridad adecuados”.

//Mirá también: Coronavirus en Mendoza: los contagios crecieron 27% en una semana

Desde Ampros advierten de la grave situación que existe con el contagio cruzado, tanto del personal que está en contacto con familias en situación de vulnerabilidad como de los propios allegados del personal.

Finalmente, la licenciada Zanini denunció que “trabajadores de UMA, Departamento de Salud y resto de profesionales de la Dirección de Responsabilidad Juvenil, operadores y talleristas tienen un régimen de siete días de trabajo presencial y siete de virtual, o catorce y catorce. Los los profesionales de Internación fueron los únicos con los cuales no implementaron el régimen y deben cumplir presencialidad todos los días, razón por la cual rompen la burbuja y la lógica de las medidas preventivas dentro de un área tan crítica como es el ex COSE queda trunca”.