Miles de personas participaron de la caravana que partió desde San Martín y Garibaldi hasta la explanada de de Casa de Gobierno.


Una gran marcha culminó la noche de este domingo con un acto en la explanada de Casa de Gobierno en Mendoza, convocada por los Organismos de Derechos Humanos a 43 años del golpe cívico militar en el país, constituyéndose en el acto central para recordar un nuevo aniversario del Día Nacional de la Memoria en Mendoza.

Los organismos se concentraron a última hora de esta tarde en la avenida San Martín y Peatonal, en el punto neurálgico del microcentro mendocino, y desde allí el numeroso grupo marchó en caravana por las calles hasta la explanada de Casa de Gobierno para mantener latente la Memoria, y preservar su lucha constante por la Verdad y la Justicia.

Uno de los reclamos de los organismos de derechos humanos es la falta de regularización del Espacio para la Memoria (EPM) donde funcionó el centro clandestino de detención conocido como D2, ubicado en Belgrano 179, a escasos metros de la sede gubernamental provincial.

Miles de personas participaron de la caravana.

Tanto el gobierno anterior del justicialista Francisco Pérez, como el gobernador actual, Alfredo Cornejo, radical dentro de Cambiemos, firmaron decretos para reconocer dicho espacio, sin embargo la Provincia de Mendoza aún no se ha adherido a la ley nacional 26.691 -reglamentada en 2014- que le otorga un marco regulatorio a los lugares donde funcionaron centros clandestinos de detención.

En un principio, la municipalidad de Mendoza notificó a los organismos que durante la marcha debían “circular por las veredas, respetando los pasos peatonales y señales semafóricas”, de acuerdo a la ordenanza 3016/91 y al decreto 863/08) de convivencia urbana.

Sin embargo, y ante las quejas de los organizadores, el intendente de la Capital y precandidato a la gobernación por Cambia Mendoza, Rodolfo Suárez, se disculpó por una la nota de la municipalidad que prohibía la marcha, y salió al cruce aclarando que el funcionario que la firmó (Claudio Romano) siguió el protocolo.

Agustina Elcira y María Domínguez, fundadoras de Madres de Plaza de Mayo de Mendoza.

El jefe comunal se disculpo aduciendo que su funcionario “no se dio cuenta y que está muy afligido”, sin tener en cuenta que se trataba de un tema de Derechos Humanos, a la vez que ratificó su apoyo a la movilización.






Comentarios